Pinoso, pueblo vinícola de Alicante

Pinoso es uno de los municipios que podemos disfrutar si decidimos alquilar una habitación en uno de los hoteles en Alicante durante la próxima Semana Santa. Se trata de un lugar apacible, tranquilo a poco tiempo en coche de la capital de provincia.

Es un municipio que huele a vino y a viña, uno de esos municipios que abundan en España y que se caracterizan por su cantidad de bodegas y cooperativas que rodean la localidad haciendo visible la importancia de la milenaria bebida.

Para conocer este entorno podemos ir a Vinos Culebrón, una bodega donde se ha instalado un bonito y curioso museo que alberga todo aquello relacionado con la vid y que incluye aperos de viticultura y todo tipo de herramientas de tonelería. Es sin duda uno de los lugares del entorno donde podremos conocer a fondo el quiz de la cuestión del vino. La muestra se completa con una pequeña pero curiosa colección de antiguas medidas y objetos de laboratorio enológico. Para concentrar visitas tendremos que ir directamente a la propia bodega.

Más allá de las viñas, en Pinoso también podremos conocer bonita arquitectura tal como lo demuestra la iglesia de San Pedro Apostol, el cual se erige como el monumento más característico y famoso del municipio junto a la Torre del Reloj, un edificio de hace más de 120 años. Hay que decir que el monumento aún conserva su maquinaria con una campana para las horas y otra para hacer los cuartos.

Otra de las características de este hermoso pueblo se encuentra detrás de la Torre del Reloj, donde se alza el monte Cabezo con impresionantes embudos que se han formado a lo largo de los siglos con la mezcla de sal y yeso del suelo con el agua que cae del cielo. Se trata de un paisaje lunar que parece surrealista, sacada de un libro de misterios, ya que si seguimos la senda de Gal·lers podremos conocer y ver cómo se levantan robles en un paraje, en un suelo tan poco agradecido.

En fin, Pinoso es una alternativa o una visita obligada para todos aquellos que van a Alicante a buscar algo más que sol y playa.

Foto Vía: Rodriguillo