Isla Vieques, paraíso virgen en Puerto Rico

La hermosura y la belleza paisajística de un paraíso como la Isla Vieques es algo que todo turista amante del exotismo no puede perderse. Situada frente a la costa este de Puerto Rico, en pleno corazón del Mar Caribe, Vieques es un lugar que, a pesar de sus playas de arenas blancas y aguas cristalinas, sus largas hileras de cocoteros y su naturaleza verde y exhuberante, guarda un encantador pasado colonial español.

Isla Vieques es una excursión perfecta si tenéis pensado planificar vuestros viajes a Puerto Rico. Hay dos grandes ciudades en la isla, que son Esperanza e Isabel II. Hasta hace algunos años más que por su turismo caribeño, Vieques era conocida por ser un polígono de prácticas de tiro de la Marina. Afortunadamente, esto ya no es así desde el año 2003.

Por este motivo, Vieques estuvo cerrada al turismo durante muchos años. Esto significa dos cosas, una positiva y la otra no tanto. En primer lugar se podría decir que es una isla nueva, completamente virgen, mientras que, por otro lado, al funcionar para el turismo desde hace apenas unos años aún no cuenta tal vez con una infraestructura turística muy adecuada. Aún así, cuando lleguéis a ella seguro que os quedáis con lo primero…

Las playas vírgenes y desiertas de Vieques y su naturaleza fresca y exhuberante hacen de ella una isla fascinante para los amantes del relax y la naturaleza. Conocida también como Isla Nena, apenas tiene 33 kilómetros de largo y 7 de ancho, pero creo que no le haría falta mucho más. Una isla prácticamente plana ya que, su máxima altura, es el Monte del Pirata, de 301 metros.

Lo que predomina fundamentalmente en Vieques son unas extensas lagunas y pantanos de mangle, así como sus magníficos arrecifes de coral, lo que llaman la atención de los turistas amantes del submarinismo. No podían faltar tampoco aquí sus playas, como las de Sun Bay, al sur, Green Beach, al oeste, o la Playa de la Chiva, dicen que la mejor para bucear en la isla.

Su pasado histórico y colonial también está presente en edificios como el Fortín Conde de Mirasol, situado en la ciudad de Isabel II, construido a mediados del siglo XIX, además de la Casa del Francés, construida en 1910, y el Faro de Punta Mulas, de apenas quince metros de altura.

La isla de Vieques es un paraíso natural exhuberante y vírgen, un lugar afortunado e ideal para practicar submarinismo con tranquilidad. Una de esas joyas maravillosas que ofrece el Caribe.

Foto Vía Just Luxe