Basilea, lugar estratégico para visitar 3 países.

Para mi es uno de los mejores aeropuertos de Europa aunque mi valoración, a todas luces subjetiva, no tiene en cuenta los estudios de mercado ni las encuestas de los portales de internet. Es, simplemente, por las satisfacciones que siempre me ha ofrecido su ubicación y el coste del billete de avión (Easyjet vuela desde Alicante, Barcelona, Madrid, Málaga y Palma de Mallorca por unos 40 euros ida y vuelta).

Basilea tiene sus propios méritos para dejarnos caer entre sus calles, sus museos o su río durante un fin de semana. Tampoco da para mucho más. Sin embargo a pocos kilómetros de esta ciudad suiza se encuentra el único “europuerto” de nuestro continente, o lo que es igual, un aeropuerto que da servicio por su posición estratégica a tres países: Suiza, Alemania y Francia (Basilea-Friburgo-Mulhouse). Una veintena de kilómetros separan cada una de estas fronteras.

Desde un fin de semana a quince días, todo dependerá de lo que estemos dispuestos a descubrir. Eso sí, es imprescindible alquilar un coche en el propio aeropuerto. Las mejores tarifas en Basilea las oferta Sixt y si aún queremos ahorrar un poco más lo mejor es buscar las ofertas a través de los enlaces que ofrecen a esta empresa de alquiler algunas compañías aéreas.

Para empezar lo más recomendable a efectos económicos es buscar el alojamiento en Francia, en Mulhouse, ya que el coste se reduce prácticamente a la mitad sobre los precios de Basilea. Un alojamiento básico en este pueblecito francés, en su casco antiguo, junto a la catedral y en una calle rodeada de deliciosas pastelerías nos puede salir por 60 euros la noche (Hotel Kiryad).

Al norte, en la región de la Alsacia francesa, tenemos un deliciosa tierra de viñedos y la preciosa ciudad de Estrasburgo, con sus canales, sus calles peatonales y el Parlamento Europeo. Si nos va la naturaleza y los paisajes tan sólo tendremos que adentrarnos en la Selva Negra, en Alemania. Y Suiza nos depara estampas espectaculares en el pueblecito de Berna o en los paisajes de ensueño en Interlaken, donde podremos visitar Trümmelbach la única cascada interior de Europa.

Artículo enviado por: Fernando Fernandez