Svalbard, turismo de nieve y aventura en Noruega

 

Hoy os proponemos un viaje que supone toda una aventura. ¿Habéis oído alguna vez hablar del archipiélago de Svalbard? Situado entre Noruega y el Polo Norte, en el océano Glacial Ártico, posiblemente sea uno de los rincones más impresionantes del mundo.

Icebergs, hielos y glaciares recorren como blancas joyas el océano en Svalbard. En este archipiélago solo hay tres islas habitadas: Spitsbergen, Bjornoya y Hopen. Svalbard pertenece a Noruega desde 1925, aunque dicen que fueron los vikingos o los rusos los primeros en aparecer por aquí allá por el siglo XII. Unir este viaje con nuestros cruceros fiordos en Noruega es una de las experiencias viajeras más gratificantes que se pueden hacer en Noruega.

Sin embargo, no fue sino hasta finales del siglo XVI cuando fue descubierta por los holandeses, quienes la convirtieron en base ballenera durante los siglos XVII y XVIII. Y es que, gracias a la corriente del Atlántico norte, a pesar de sus icebergs y glaciares se puede navegar fácilmente por sus aguas durante todo el año.

Junto a los icebergs y los glaciares, Svalbard es el hogar de una gran cantidad de focas, morsas, renos, ballenas, zorros árticos y osos polares, además de los típicos perros husky que se utilizan para llevar los trineos a través de las tierras heladas del archipiélago. Porque para desplazarse por aquí hacen falta o bien trineos o bien motos de nieve, no hay otra alternativa al transporte público, digámoslo así.

Por eso, lo más común es ver a los turistas aventureros que llegan hasta aquí dando un enorme paseo en trineo. Se puede alquilar el trineo únicamente con los perros o, lo más recomendable, ir con un guía especializado para así disfrutar mejor de las montañas heladas, los icebergs y los glaciares. Eso sí, hay que saber esquiar para ir en trineo, ya que hay partes del viaje que seréis tirados por los husky en esquíes.

La mejor época para viajar a Svalbard es la que va de los meses de mayo a agosto, ya que durante las 24 horas del día brilla la luz solar. Además, es la época del año en la que hay más nieve, por lo tanto se disfruta mucho más y se pueden hacer más actividades.

– Cómo llegar a Svalbard

La forma más fácil de llegar a Svalbard es en avión. Hay un vuelo diario desde las ciudades noruegas de Osmo y Tromso, al norte de Noruega.

Foto Vía Dxing at Communication