Parque Natural de la Sierra de Irta en Castellón

Y yo que pensaba que eso de hacer senderismo era andar, andar y andar… Pues sí, hay que andar un poquito, claro, pero cuando a eso le acompañas buen ambiente, naturaleza, miradores, fotografía y turismo rural, la cosa cambia bastante. Os lo dice alguien que prefería hacer hasta ahora este tipo de turismo sentadito junto al fuego de la chimenea…

Le tengo que agradecer al Parque Natural de la Sierra de Irta, situado en la provincia de Castellón, el cambiar de parecer. Teníamos nuestro alquiler apartamento en Alcoceber, a sólo unos kilómetros de este mar de naturaleza, por lo que nos fue muy fácil hacer una pequeña excursión por la zona.

Este parque natural también se halla muy cerca de Peñíscola, por si estáis de vacaciones allá. Nosotros partimos desde Alcoceber para ir a dar con un lugar típicamente mediterráneo. Abruptos acantilados nos ponían prácticamente en el techo del mar, con unas vistas fascinantes, especialmente de la Playa de las Fuentes, ideales para hacer muy buenas fotos.

En cualquiera de las rutas y caminatas que hagáis podéis ver restos históricos como la Torre Ebrí o la Font de la Parra. Pequeños castillos templarios, ermitas cristianas, calas, playas de dunas blancas… Es difícil encontrar algo similar, sobre todo porque no hay edificaciones que molesten las vistas. No en vano, la Sierra de Irta es parque natural desde el 2002.

Hay una serie de rutas que se pueden hacer, como la Ruta del Faro a la Cala de la Cubanita, de sólo tres kilómetros, o la Ruta a la Ermita de Santa Lúcia i Sant Benet, de algo más de cinco kilómetros, así como la Ruta por las Crestas de la Sierra de Irta, esta ya para hacer en varios días, al tener unos 17 kilómetros.

Os puedo decir que pasamos unos días en la zona a lo grande. A mí no me atraís mucho la idea al principio de pasar buena parte de las vacaciones de caminata. Sin embargo, el Parque Natural de la Sierra de Irta es una belleza y una joya paisajística que vale la pena conocer. Sus catorce kilómetros de costa virgen son para andar, andar y andar…

Foto Vía Hotel Restaurante Simo