Visita la Ópera de Sidney

Seguro que para muchos de vosotros una de las grandes postales de una ciudad como Sidney es ver frente al mar el edificio de la Opera House. Es curioso pero nos cuesta ahora mismo imaginar a la capital australiana sin este edificio emblemático, y eso que fue construido hace ahora apenas 40 años.

Precisamente los trabajos de construcción de la Ópera en Sidney se iniciaron en 1959. Fue inaugurada por la reina Isabel II de Inglaterra el 20 de octubre de 1973 sobre la península de Benelong Point. Si en un principio iba a costar unos 7 millones de dólares, al final la magna obra costó 102 millones…

Fueron 10.000 los operarios que trabajaron en la construcción del edificio, bajo las órdenes del arquitecto danés Jorn Utzon, un completo desconocido en su tiempo. Durante los años de su construcción tuvo muchos problemas, que postergaron bastante sus inauguración.

Con el paso del tiempo, la Ópera de Sidney se ha convertido en uno de los edificios más conocidos del mundo. No en vano fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el 2007. En su interior alberga cinco teatros:

  • El Concert Hall o Sala de Conciertos, con capacidad para 2.679 personas, y que alberga el gran Órgano de la Ópera Sidney, que, con sus 10.000 tubos, es el órgano mecánico más grande del mundo.
  • El Opera Theatre, o Teatro de la Ópera, con capacidad para 1.550 personas.
  • El Drama Theatre, o Teatro de Drama, con capacidad para 544 personas.
  • La Sala de Música, con capacidad para 398 personas
  • El Studio Theatre, con capacidad para 364 personas.

Además de estos cinco teatros, dentro de la Ópera de Sidney podemos ver también cinco estudios de ensayos, dos salas principales, cuatro restaurantes, seis bares y varias tiendas de recuerdos y souvenirs.

Podéis hacer una visita guiada al interior, el Sidney Opera House Tour, en el que os contarán los artistas que han actuado allí, vídeos y fotos de su construcción y algunos datos curiosos y de interés, además de una bebida gratis en la cafetería, con unas vistas fabulosas de la bahía. Eso sí, quizás sea un poco caro, ya que la visita guiada es de una hora y el precio ronda los 30 euros.

La Ópera de Sidney representa obras de teatro, ballet, ópera y cualquier espectáculo de tipo musical, además incluso de bodas, fiestas y conferencias. En total se llevan a cabo en ella unos 2.400 eventos anuales.

La figura que tenemos de ella es la de una serie de conchas blancas que conforman la bóveda de la estructura a una altura de 67 metros. Cubre un área de casi dos hectáreas, una longitud de 183 metros y una anchura de 120 metros.

No se ven los cimientos de la obra, claro está, pero realmente deben ser espectaculares. Se trata de 580 pilares hundidos hasta una profundidad de 25 metros bajo el mar. Ni que decir tiene que es uno de los edificios más emblemáticos del mundo, una visita imprescindible si estáis en Sidney.