Palacio de las Especias

Riada Palacio de las Especias

Picina del Riad

Recientemente hemos estado pasando unos días en Marrakech y la verdad es que lo hemos pasado muy bien. Desde un principio teníamos claro que no queríamos alojarnos en un hotel tradicional sino que queríamos probar uno de los famosos Riads que hay en la zona. Actualmente podemos encontrar más de 1000 riads en Marrakech por lo que la elección no fue tarea fácil.

Tras mucho mirar y comparar, finalmente nos decidimos por el Palacio de las Especias, un Riad situado dentro de la medina pero lo suficientemente apartado como para tener la tranquilidad que uno puede desear al ir a uno de estos sitios.

El Riad está regentado por un par de Españoles, Jose e Higinio, dos anfitriones muy simpáticos que te ayudarán en todo lo que necesites. Apenas llevan un año con el Riad en funcionamiento y la verdad es que lo tienen puesto con todo lujo de detalles. Junto a ellos, trabaja un equipo de personas marroquíes muy simpáticas y agradables.

Características del Riad palacio de las Especias

El Riad cuenta con 7 habitaciones, cada una de ellas con su propio nombre y su propio precio en función de las comodidades que quieras tener en cada una de ellas. Así mismo, en el patio del Riad, encontrarás una pequeña piscina que nosotros no pudimos probar ya que por esta fecha no hacía la temperatura suficiente como para atreverse a probarla. Si visitas Marrakech en una época más cálida seguro que le puedes sacar provecho a la piscina así como a la terraza que tienen en la parte superior del Riad. La tienen puesta con todo lujo de detalles, con una zona de tumbonas y arena para tomar el sol y una zona habilitada con una Jaima de lo más agradable para tumbarse y descansar un rato.

Los cuartos del Riad están perfectamente equipados con aire acondicionado y todo lo que puedas necesitar.

En general, la decoración del alojamiento está muy lograda y resulta muy agradable pasar unos días en él.

Atico del Riad

Terraza del Riad

Ubicación del Riad

El Palacio de las Especias se encuentra a unos 15 minutos andando de la plaza Jemma El Fna, centro neurálgico de Marrakech. Se puede ir por una calle recta por la cual es imposible perderse o puedes adentrarte por el zoco y recortar unos minutos al trayecto, eso si, si logras no pararte en alguna de las cientos de tiendas que tendrás que atravesar.

Cena típica en el Riad

En el propio Riad ofrecen la posibilidad de contratar una cena típica Marrokí para degustar los diferentes platos típicos de la zona. Es un menú muy completo y abundante. En nuestro casos, como no queríamos cenar mucho, Jose e Iginio nos recomendaron pedir 2 cenas para los cuatro que estábamos y fue más que suficiente. Todo lo que nos sirvieron estaba muy bueno y acabamos más que llenos.

Comedor del palacio de las Especias

Comedor y saón del Riad

Por otro lado, el desayuno está incluido en el precio de la habitación. Es un desayuno muy abundante y una mezcla entre el desayuno tradicional al que estamos acostumbrado nosotros y algún plato típico marroquí.

Sin duda, si estás buscando un Riad para pasar unos días en Marrakech, te recomendamos valorar la opción del Palacio de las Especias como una opción muy recomendable.

Añadir un comentario.

Facebook