Visita la Catedral de Ibiza

 

Ibiza es la isla del verano, uno de los destinos turísticos más demandados por turistas de todo el mundo. Sus playas y calas y, especialmente, su diversión a todas horas hacen de ella un auténtico paraíso.

Sin embargo muchos de los que reservan sus viajes a Ibiza lo hacen también atraídos por esa otra Ibiza que no se esconde, a pesar de las murallas renacentistas que la delimitan. La ciudad vieja, o Dalt Vila como se la conoce por aquí, es otro de los grandes atractivos de esta ciudad y de la isla en su conjunto.

Y dentro de ella, junto a baluartes, edificios y un castillo, se sitúa la imponente Catedral de Ibiza, dedicada a Nuestra Señora de las Nieves por haberse conquistado la ciudad un 8 de agosto de 1235, y la festividad más cercana a ese día era la de esta santa. Construida en el siglo XIV en estilo gótico sobre las ruinas de la antigua mezquita, aunque reformada más tarde en el XVII en barroco, está situada en lo alto de una colina desde la que se tienen unas maravillosas vistas del mar y de toda la ciudad.

Hay que buscar los orígenes de este templo allá por 1235 cuando, las tropas catalanas, prometieron a la ciudad que si la conquistaban construirían un templo cristiano en ella. De aquella primera época data el ábside y el campanario, aunque en el interior de la iglesia también podemos encontrar diferentes retablos y pinturas de los siglos XIV y XV. Sin embargo, se nota que este interior es completamente barroco.

Consta de una sola nave rectangular, de 38 metros de largo por unos doce de ancho y 18 metros de altura. A su alrededor giran varias capillas, siendo la de Santa Tecla y San Antonio la más antigua, fechada a finales del siglo XIV. Fijaros antes de entrar en la torre campanario del templo, muy al estilo de catedrales-fortalezas, ya que en buena parte de su historia ha servido de torre mirador para avistar la llegada de posibles piratas berberiscos a las costas ibicencas.

La Catedral de Ibiza es una visita imprescindible para todo aquel turista que quiera conocer un poco del legado patrimonial de esta ciudad. En su interior se halla asimismo un museo, inaugurado en el año 2006, que alberga una colección de tesoros religiosos de gran valor, entre ellos una magnífica custodia gótica del siglo XIV.

Si venís por Ibiza no quedaros tan solo con el turismo de sol, playa y diversión. Hay mucho más por descubrir en este paraíso del verano.

Foto Vía Los Expertos