Torre Gálata en Estambul

Torre Gálata en Estambul 1

 

Estambul es una ciudad que no deja de pasar de moda. Mezcla, punto de encuentro y desencuentro y con todo lo bueno y malo de occidente y oriente, aún no ha perdido su esencia más cosmopolita, hecho que hace que se acerquen a ella miles de turistas al año. Si vamos de vacaciones Estambul no podemos perdernos los monumentos que son ejemplo de este binomio o contradicción.

Uno de los monumentos que son ejemplo de ello es la Torre Gálata, una de las torres más antiguas del mundo y por ello mismo ejemplo del paso del tiempo y las civilizaciones por Estambul. La primera torre fue levantada en madera en el año 528 y tenís la función de faro y no fue hasta más de setecientos años más tarde, hasta 1348 cuando sufrío su primera reformulación y reconstrucción. Fue por los genoveses, que lo levantaron con el nombre de «Torre de Cristo«. No obstante, en 1453, el año de la caída del Imperio romano que tenía por capital Constantinopla, esta misma torre fue ocupada por el Sultán Mehmet II.

Y es que se trata de una torre muy especial. No nos tenemos que imaginar una de esas torres largas, espectaculares, sino que lo que llama la atención de ella es su diámetro y anchura de las paredes. De largo «tan sólo» mide 61 metros, pero el diámetro de la torre en su base es de 16,5 metros, es decir, 7,6 metros más de su diámetro interior, que se reduce hasta los 8,9 metros. Esto nos da una idea de la anchura de sus paredes, los cuales poseen una anchura que supera los tres metros y medio. Una curiosidad de su arquitectura es que la anchura de los muros va disminuyendo hasta llegar a la parte superior de la torre, donde las paredes apenas tienen 20 centímetros de espesor.

Además de la espectacularidad de su arquitectura, la Torre Gálata también tiene otro atractivo, sus vistas. Desde aquí podremos observar algunas de las vistas más expléndidas de la ciudad y además podemos disfrutar de ella con las cenas con espectáculo y barra libre que se celebran en ella. Eso sí, para esto tendremos que pagar 65 euros.

En fin, una de las atracciones turísticas más curiosas e interesantes de Estambul que no dejará indiferente a nadie.

Foto Vía: Antonio CE