La Garganta del Todra en Marruecos

Hay quien se aventura en el corazón arquitectónico de Marruecos, buscando los olores sugerentes de las medinas, el laberinto de sabores de su gastronomía, el influjo musulmán de sus minaretes y mezquitas. Pero hay quien busca algo más, una experiencia diferente, exótica, un encuentro íntimo con la naturaleza virgen de este país de desiertos y otras bellezas naturales. ¿Habéis oído hablar alguna vez de la Garganta del Todra?.

La Garganta del Todra es un desfiladero con enormes paredes de arcilla roja de más de 300 metros de altura. El paso que se abre en medio del desfiladero apenas tiene diez metros de ancho en algunos puntos del recorrido, lo que hace que la aventura sea más que fascinante. Si estáis pensando ir a vuestro buscador de vuelos para reservar un viaje a Marruecos, no tengáis miedo y atreveros con la Garganta de Todra, situada a 180 kilómetros al noreste de la ciudad de Ouarzazate, junto a la ciudad de Tineghir.

Este desfiladero es uno de los grandes destinos turísticos para los amantes del senderismo. Tal vez sea más conocida la zona de las Montañas del Alto Atlas, un lugar que nada tiene que ver con el de Todra. La región del Atlas ofrece un paisaje vibrante, donde el verde se confunde con picos de más de tres mil metros de altura. La región de la Garganta del Todra es un terreno desértico y seco, muy cerca de la región del Anti Atlas.

Su nombre proviene del río Todra, que durante millones de años ha tallado poco a poco este desfiladero a través de las rocas rojizas. El paisaje que nos rodea es sencillamente espectacular.

Durante el día hace bastante calor, algo que se observa en las paredes del desfiladero. Sin embargo, de noche el frío es intenso, llegando incluso hasta los cero grados. Lo mejor es cruzar el sendero antes del mediodía, para que el calor no sea tan intenso, o al atardecer, cuando el sol va desprendiéndose por el horizonte.

El camino apenas tiene 600 metros de largo. A través del desfiladero corre un pequeño río cristalino, ideal para refrescarnos si pasamos algo de calor en la pequeña caminata. No es de extrañar que en vuestro paseo veáis a algunos intrépidos turistas convertidos en escaladores, ya que la Garganta de Todra es un paraíso para los amantes de este deporte.

Foto Vía Tripadvisor