El Arsenal de Venecia, un astillero para la historia

El Arsenal de Venecia, un astillero para la historia 1

 

Venecia es una de las ciudades más turísticas de Europa. Pensar en ella es situarnos cabalgando sobre sus canales a bordo de una góndola, o disfrutando de la tremenda belleza de la Basílica de San Marcos. Sin embargo, la historia de esta ciudad es a su vez una de las más ricas y, gracias a ella, hoy presume de elegancia y pintoresquismo.

Posiblemente no sea uno de los rincones más visitados si tenéis reservados vuestros hoteles en Venecia baratos, pero el Arsenal de Venecia tiene mucha parte de culpa en la hermosura que nos rodea. Durante cientos de años este fue uno de los principales astilleros del mundo. Tanto es así que, en el siglo XVI, cuando la República de Venecia estaba en su máximo apogeo, trabajaban en él más de 16.000 personas. El Arsenal de Venecia era clave para mantener el potencial marítimo de la República.

Ya existía en el siglo XIII, pero no fue sino hasta el XIV cuando se convirtió en un verdadero astillero que se dedicaba a la construcción y reparación de barcos. Cuentan los historiadores que, en el siglo XVI, en Venecia se llegaba a construir en este Arsenal un barco de guerra al día lo que, además de hacer crecer el potencial marítimo de la República, repercutía en la riqueza de la ciudad. De ahí que se pudieran construir edificios más hermosos.

En su momento dicen que funcionaba casi como una ciudad independiente de Venecia. Además de estar rodeado de murallas, las casas de los trabajadores se hallaban en el interior del recinto. Sin embargo su declive se produjo en el siglo XVII, aunque se dio especialmente con la llegada de Napoleón en 1797, quien destruyó los muelles, fundiendo el bronce de los cañones para llevarlo a Francia.

Desafortunadamente hoy no se puede visitar como lugar turístico, ya que se usa como base naval militar. De todas formas, en su interior alberga un centro de investigación y otro de preservación de barcos históricos, además de centro de exposiciones cuando se celebra la Bienal de Venecia.

Lo que está claro es que, más que como elemento turístico, Venecia le debe a su Arsenal el hecho de ser uno de los principales recursos económicos que forjaron su historia. La Venecia que hoy podemos disfrutar proviene en gran parte del éxito de su viejo astillero.

Foto Vía Villa Venezia