Ciutadella, turismo e historia en Menorca

Aunque hoy en día Mahón sea la capital de Menorca, la primera que ocupó dicho lugar fue Ciutadella. Situada en la costa oeste de la isla, su pintoresquismo y su historia nos asaltan nada más llegar a ella. Reconquistada por los cristianos en el siglo XIII, es una visita muy interesante la que podemos hacer en ella, sobre todo si hemos reservado nuestros vuelos baratos a Menorca.

Tal vez el corazón de Ciutadella lo encontremos en la Plaza Es Born, donde veremos el obelisco que, colocado a mediados del siglo XIX, recuerda los 300 años del saqueo turco. Porque en 1558 la ciudad se vio severamente dañada por el ataque otomano. Aun así, en esa misma plaza pueden verse edificios como el Palau de Torre Saura, del siglo XVIII, el Ayuntamiento, que data del XIX, y la Iglesia de San Francesc.

Uno de los monumentos más representativos en la ciudad es sin ninguna duda su catedral, construida en el siglo XIV aunque su aspecto actual sea posterior al susodicho saqueo turco. Hay que destacar la Porta de la Llum en la fachada y el sonido de la Na Bou y la Na Gavana, las campanas que anidan en su campanario.

Visitar Ciutadella es perderse en el estrecho laberinto de las callejuelas empedradas de su centro histórico. Algunas de ellas tienen nombres bastante curiosos, como la Que no Passa, que nos llevan hasta otro de los encantos de la población, su puerto. Son muchos los turistas que llegan precisamente a Menorca a través de este puerto, que está conectado con las ciudades de Palma de Mallorca y Barcelona.

Pero claro, Menorca también nos llama por su turismo de playa. Un pequeño recorrido hacia el sur de Ciutadella nos llevará a algunas de las más hermosas y turísticas, como Cala Blanca o Cala Galdana, posiblemente la cala que aparece en casi todas las postales de la isla menorquina. Hacia el norte de Ciutadella os recomiendo especialmente Cala Morell e, incluso un poco más allá, a la altura de Fornells, Cala Tirant.

Ciutadella es un pueblo antiguo y otro moderno, el clásico centro histórico y su centro turístico de puerto deportivo, apartamentos y urbanizaciones de vacaciones. A mí particularmente me apetece mucho más el encanto del pueblo viejo que se halla intramuros, pero no podemos dejar de lado ni mucho menos la animación y el ambiente de la otra Ciutadella. Si queréis descubrir ambos, ya sabéis cómo hacerlo.

Foto Vía Ojo Digital