Berga, sorpresa en Barcelona

Si estamos en uno de los hoteles en Barcelona, no tenemos por qué quedarnos todo el tiempo en la ciudad. Si vamos para más de una semana, la misma provincia de Barcelona nos ofrece la alternativa perfecta para dejar de lado el ruido de la ciudad y conocer apacibles entornos rurales.

Por ejemplo, podemos ir al Berguedà, la comarca que tanto histórica como geográficamente siempre ha sido la comarca barcelonesa más alejada de la ciudad. Como capital de comarca tenemos Berga, a unos 100 kilómetros de Barcelona, un hermoso municipio que actúa como bisagra entre las montañas del Alt Berguedà y las bonitas llanuras del Baix Berguedà, con un patrimonio muy interesante de conocer.

Podemos comenzar la visita en el Centro de Interpretación de Berga, donde se nos explicará el orígen medieval de la villa así como la importancia que tuvo toda la comarca en la preindustrialización de finales del siglo XIX, preindustrialización que se llevó a cabo sobre todo a través de las colonias fabriles del valle del río Llobregat. Otro punto de partida puede ser la ruta circular que recorre el hermoso núcleo histórico de Berga, nacido en el siglo XII.

Una de las cosas más interesantes a visitar en Berga es la plaza de Sant Pere, la cual coge el nombre del desaparecido templo románico de Sant Pere de Caors. Hoy día aquí se levanta la iglesia de Santa Eulalia, del siglo XV. Esta plaza también es famosa por que aquí es donde se celebra principalmente el conocido festejo de La Patum, al lado del Ayuntamiento modernista.

Otra zona de interés es lo que en su día fue el barrio judío. Como vestigio de su historia podemos ver el pasaje conocido como La Berruga, que podremos encontrar entre el Hospital de Sant Bernabé y Les Voltes d’en Claris. Cerca quedan los restos de las murallas levantadas por Pere III en pleno siglo XIV, así como el castillo y el baluarte de Sant Carles. También podemos visitar la puerta de Santa Magdalena, la única puerta bajo medieval que aún se mantiene en pie de lo que en su día fue el primitivo recinto amurallado que protegía Berga.

Foto Vía: Pere López