Visita San Cristóbal de La Laguna en Tenerife

Visita San Cristóbal de La Laguna en Tenerife 1

 

A Tenerife no solo se va para disfrutar de sus playas y su buen tiempo. La isla cuenta con suficientes atractivos como para desmarcarse un poquito del turismo de piscina y hotel, y descubrir algo totalmente diferente.

Entre otros atractivos, visitar San Cristóbal de La Laguna puede ser uno de los reclamos más interesantes. Apenas separada 9 kilómetros de Santa Cruz de Tenerife, es la segunda ciudad de la isla más poblada, y posiblemente una de las más animadas gracias a su marcado acento universitario. Si estáis planificando vuestros viajes a Tenerife, sería una excursión perfecta.

Un paseo por el centro histórico de San Cristóbal de La Laguna ha de llevarnos, sin duda, hasta los pies de su catedral, posiblemente el edificio más emblemático de la ciudad. Su aspecto actual data de las reconstrucción llevada a cabo en ella a comienzos del siglo XX, aunque aún conserva algunos detalles del templo original del XVI. Fijaros en la fachada, una copia casi perfecta de la Catedral de Pamplona.

Seguimos nuestro recorrido pasando por el Teatro Leal y la Iglesia de la Concepción, que tiene su origen allá por el siglo XVI, aunque sucesivas reformas le den un aire más actual. Otro de los edificios más interesantes de La Laguna es el Palacio Episcopal, construido en el siglo XVII, y en el que destaca sobre todo su fachada. Cerca encontramos el Museo de la Historia y Archivo Insular de Tenerife, ubicado en un edificio del siglo XVII.

Hay otros monumentos y rincones en la ciudad que no debemos perdernos, entre ellos el Palacio de la Nava, situado junto al Monasterio de Santa Catalina, ambos del siglo XVII, así como la Ermita de San Miguel, la de Santa María, el Monasterio de Santa Clara o la Iglesia de Santo Domingo. Para los más curiosos dejamos el Museo de la Ciencia y el Cosmos.

Todo esto se podría resumir diciendo que San Cristóbal de La Laguna fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999. Ni que decir tiene que, por tanto, es una visita más que imprescindible en la isla tinerfeña, ¿no?

Foto Vía Turismo Actual