Viajar a Helsinki en invierno y Navidad

Viajar a Helsinki en invierno y Navidad 1

¿Os imagináis viajar a Helsinki en invierno?. Sí, hace mucho frío, eso lo sabemos, pero con un buen abrigo, guantes, bufandas y demás, estaremos preparados para vivir una de las mejores vacaciones que podamos tener jamás. Debe ser una pasada vivir la Navidad y el Año Nuevo cerca del país de Santa Claus, ¿no creéis?.

Ya a mediados de noviembre hay un ambiente de Navidad tremendo en Helsinki. Hay que correr desde ya a nuestro buscador de vuelos baratos para encontrar nuestro viaje y disfrutar de la capital finesa. Ya por estas fechas la calle Aleksanterinkatu es un hervidero de luces de Navidad. Muchos dicen que esta es la calle más navideña de Europa, ¿queréis verla?.

No es de extrañar ver cómo Papá Noel se pasea todos los días desde Aleksanterinkatu hasta la Plaza del Senado, o bien hasta el Parque de la Esplanada, donde desde comienzos de diciembre tiene lugar el clásico mercadillo navideño de Helsinki.

Uno de los grandes momentos del invierno en Helsinki se produce cada 13 de diciembre, cuando se celebra la festividad de Santa Lucía. Ese día, y bajo el amparo de las tradiciones escandinavas y la leyenda de Santa Lucía de Siracusa, se elige a una niña de la ciudad en la Catedral de Helsinki para llevar el atuendo de la santa, un vestido blanco y una corona adornada con velas en la cabeza. Tras la elección tiene lugar la procesión de Santa Lucía por las calles de la ciudad.

El Día de Fin de Año y Año Nuevo también se celebra de manera especial en Helsinki. Las fiestas en los bares y restaurantes quizás sean un poco caras y haya que reservarlas con bastante antelación. Si no es vuestro caso, podéis acercaros a la Plaza del Senado y disfrutar de la fiesta y los fuegos artificiales a medianoche. Eso sí, arroparos bien que hace tela de frío.

Más adelante, durante la primera semana se enero, tiene lugar lo que se conoce como la Valon Vuodenaika, o Estación de la Luz en castellano. En invierno los días en Helsinki son muy oscuros, por eso las calles, plazas y principales edificios de la ciudad se iluminan completamente. La estampa es ciertamente maravillosa.

Por último, nada mejor que practicar algo de patinaje sobre hielo en Helsinki, algo muy habitual en invierno. Hay distintas pistas, todas ellas gratuitas, como la de Kallio, en Helsinginkatu, que abre todos los días desde mediados de noviembre a mediados de marzo, o el Parque de Hielo en Rautatientori, que por cinco euros ( los niños pagan dos ) se puede patinar todo el día.

Viajar a Helsinki en invierno es toda una maravilla. El ambiente de nieve y diversión que os encontraréis es algo que difícilmente se puede imaginar. ¿A que pensábais que todo iba a estar frío y congelado?.

Foto Vía Go Finland