Un paseo por Tasmania

Un paseo por Tasmania 1

Quién no ha oído alguna vez hablar del famoso personaje del demonio de Tasmania… Lo que unos cuantos aún no saben es que además de que este lugar existe de verdad (es la isla que queda debajo de Australia), tiene muchísimos sitios para visitar. Aquí tenéis un pequeño resumen:  

Hobart: es la capital, una apacible ciudad de apenas 200.000 habitantes. Se sitúa bajo la mirada del monte Wellington y su economía se basa en la actividad turística y portuaria. También es conocida por su ambiente joven y festivo. No os olvidéis de visitar su transitada zona de Salamanca.

Villa de Richmond: una de las curiosidades de Tasmania es que al inicio de su colonización fue utilizada como prisión de extrema seguridad y enviaban allí a los convictos ingleses más peligrosos (parte de sus habitantes son descendientes de éstos). En esta villa encontramos restos del viejo centro penitenciario a donde eran llevados los presos.

Port Arthur: dando un paso más, aquí estaban los más peligrosos entre los peligrosos. Esta ciudad (de la que encontraréis las ruinas) se construyó expresa y exclusivamente para ese fin.

Otras ciudades y pueblos que os resultarán de los más agradables para ver serán Bicheno, Launceston, Devonport y Burnie.

Tasmania es también un lugar ideal para practicar actividades relacionadas con la naturaleza, ya que tiene 18 parques nacionales, espectaculares playas, carreteras poco frecuentadas y llenas de encanto y muchas bellezas naturales más. 

Entre los parques nacionales cabe destacar el Parque Nacional de Cradle Mountain-Lake St. Clair, declarado patrimonio de la humanidad y uno de los paisajes más espectaculares de toda Australia.

Tasmania ofrece al viajero la combinación entre unos días de naturaleza en estado puro y la relativa tranquilidad de los pueblos y ciudades de este pequeño estado.

Foto: Flickr