Un día en Bogotá

Un día en Bogotá 1

Tengo unos amigos en Ecuador que, cada vez que disfruto la suerte de escaparme para allá, me organizan siempre algunas excursiones relámpago de fin de semana de las que no puedo quejarme en absoluto. El año pasado no se lo pensaron dos veces y decidimos hacer la pequeña locura de visitar en un día Bogotá.

Sí, reservamos nuestros vuelos baratos a Bogotá, y salimos bien temprano por la mañana. El vuelo de Quito a Bogotá apenas dura hora y media, por lo que nos plantamos en la capital colombiana con todo un día por delante. Parece una locura pero, si planificas bien el recorrido, te puedes llevar una buena sensación de esta ciudad en unas horas.

Nuestra primera visita fue de altura, pues nos acercamos hasta el Cerro de Monserrate, un santuario situado a dos mil metros por encima de la ciudad. Podéis llegar fácilmente a través de un funicular. Ni que decir tiene que las vistas panorámicas que se tienen desde allí son fascinantes. Con toda Bogotá a tus pies os recomiendo visitar la iglesia, los jardines y las tiendas de artesanía local que hay allí para los turistas.

Al bajar de Monserrate hay que irse directamente hasta la Plaza Bolívar, corazón de Bogotá y yo diría que de toda Colombia. La plaza está rodeada por la hermosa Catedral Primada, la primera catedral de la nación, el edificio del Senado y el Tribunal Supremo de Colombia. A una calle de distancia encontramos también la Casa de Narino, sede del presidente colombiano. Me encantó la animación de esta plaza, especialmente por la mañana, llena de turistas y lugareños.

De la Plaza Bolívar turno para callejear por el centro histórico de Bogotá, descubriendo su encanto tradicional y colonial. Posiblemente no sea tan hermosa como Quito, pero sí tiene muchos edificios de interés y, especialmente, una gran cantidad de museos notables. Entre ellos el Museo de Arte Colonial, el mejor lugar para conocer el pasado y el arte colonial de Colombia, o el Museo Fernando Botero, posiblemente uno de los artistas más conocidos de Colombia.

Por último os recomiendo mis dos museos favoritos en Bogotá: en primer lugar el Centro Cultural Gabriel García Márquez, un lugar donde conocer a este excelso escritor colombiano, y sobre todo el Museo del Oro, un museo con más de treinta mil piezas de arte precolombino, entre las que veréis a la célebre Guatavita, fuente de la leyenda de el Dorado.

Para colmo, nos dio luego tiempo de volver al aeropuerto y regresar hasta Quito. Todo en un solo día, ¿os atrevéis?.

Foto Vía Fun Tourist Atractions