Turín: arte, cultura y gastronomía

Turín: arte, cultura y gastronomía 1

Turín, capital de la región del Piamonte, en el norte de Italia, y situada a los pies de los Alpes, es una ciudad rica en historia y posee incontables atractivos para el visitante. En la actualidad podemos encontrar económicos vuelos a Turín que nos acercarán a las maravillas de esta población, en la que sus monumentos nos causarán admiración, su ambiente cosmopolita nos encantará y en la que, además, podremos disfrutar de una gastronomía variada y exquisita.

También vale la pena visitar sus más inmediatos alrededores, delimitados por la Corona delle Delizie, un anillo formado por las Residencias Reales de la que fue antigua capital de Italia, aunque lo que más destaca de la ciudad es su centro histórico, lleno de monumentos, museos, arte de todas las épocas, eventos y unas calles llenas de vida e historia. Entre los puntos más frecuentados por el turismo, llegado desde todas partes del mundo, se encuentran el Palacio Real, la Iglesia de la Consolata, el Teatro Regio o el Museo Nacional del Cine, ubicado al abrigo de la imponente cúpula de la Mole Antonelliana.

Los castillos, fortalezas e iglesias ubicados dentro y fuera de la ciudad representan algunos de sus mayores atractivos, sin olvidar, naturalmente, el museo de la siempre polémica Sábana Santa, uno de los más visitados. Pero si las posibilidades de admirar la belleza arquitectónica y el arte de todos los tiempos son extensas, la variedad de su cocina y de sus vinos nos sorprenderá gratamente: de hecho, muchos de los platos más reconocidos y de los vinos más famosos de Italia proceden de esta región. Cada estación del año tiene sus especialidades propias, que se extienden desde los clásicos grissini (palitos de pan con aceite de oliva), los más variados platos de pasta, las carnes, los deliciosos quesos de la región, arroces y postres, los gianduiotti (bombones de chocolate con avellanas)… hasta incluso el café, que cuenta con una receta propia, el bicerin, preparado con chocolate, leche y nata montada. Toda una experiencia para los sentidos.

Foto: goodoldsparky