Transportes acúaticos en Venecia

Transportes acúaticos en Venecia 1

 

Si vamos de vacaciones Venecia seguro que acabaremos por montarnos en una góndola o transporte acuático semejante. Una de las curiosidades de Venecia es su sistema de transporte público, diferente a la del resto del mundo. De la misma manera que los taxis, coches de policia, correos y ambulancias, el sistema de transporte público de Venecia es mayoritariamente a través de los barcos. A continuación os ofrecemos una serie de posibilidades de transporte dentro de Venecia, cada cual más curioso.

El primero que hay que comentar son los Vaporettos, pese a que son algo menos románticos y ruidosos que las góndolas, estos barcos actúan como si fuera un sistema de autobuses por los canales de Venecia. Posee varias líneas, aunque os recomendamos especialmente la 1, 2, 5, 18, 20, DM y LN, las cuales unen varios puntos de interés de la ciudad como el Piazzale Roma, la Isla de Lido, la Plaza San Marcos o el Puente Rialto.

El segundo sistema de transporte acuático que hay que tener en cuenta son los taxis acúaticos, que como el resto de los transportes son bastante caros. Este tipo de transporte nos puede salir rentable si somos un grupo grande, pero no vale la pena para realizar travesías más o menos largas para una pareja o en solitario, ya que existen mejores alternativas. Aún así, tiene su encanto.

Evidentemente, entre los transportes acúaticos de Venecia no podemos olvidarnos de las góndolas, símbolo de la ciudad. Se trata de botes largos y estrechos normalmente impulsados por un sólo remo. Hay que decir que hoy día estas barcas poseen básicamente la función de ser un atractivo turístico, pero no hay que olvidar que sobre todo en el siglo XVIII este tipo de barcas eran el medio de transporte típico. El precio oficial de las góndolas es de 80 euros por un paseo de 40 minutos.

Oro tipo de transporte menos glamuroso pero igual de interesante y sobre todo económico es un tipo de barca conocida como Traghetto. Seguramente sea el modo de transporte acúatico más barato de Venecia, y es que nos permitirá pasar de un lado a otro de los canales por 50 céntimos. Es la alternativa a los que no pueden permitirse góndolas. No hay que olvidar que este tipo de barca está pensado para los trabajadores venecianos, por lo que sólo funcionan durante parte del día y algunos no trabajan en festivos.

Si vamos a Venecia y no andamos en góndola, pese a ser todo un símbolo, tenemos que estar tranquilos ya que hay varias formas más de disfrutar de los canales o al menos de desplazarse. Pese a que no es el sistema de transporte habitual, en Venecia también hay autobuses, los cuales cuestan alrededor de 1,30 euros.

Foto Vía: Germania Rodríguez