Templo del Cielo en Pekin

Templo del Cielo en Pekin 1

Pese a que en general puede resultar más caro que barato viajar a Pekín, podemos buscar diferentes posibilidades de viajes con descuento que nos pueden aligerar el peso económico de las vacaciones. Y es que Pekín, Beijin o la capital de China realmente merece la pena.

Hoy nos centraremos en uno de los monumentos más míticos de la ciudad, a saber, el Templo del Cielo, el más importante templo y uno de los mas grandes recintos sagrados del país. Ubicado en uno de los parques más tranquilos y agradables de Pekín, el Tian Tan es el lugar en el que el emperador realizaba los sacrificios correspondiente para dar gracias al cielo por los fruto obtenidos. Se construyó en la época de la dinastía Ming.

El Templo del Cielo de Pekín cuenta con nada menos que 273 hectáceras de superficie en el que se distribuyen edificaciones diversas que tenían por objeto rendir homenaje al Dios del Cielo. Entre los edificios más importantes podemos encontrar el Qinian Dian, o el conocido como el Templo de las Rogativas. Aquí se rogaba por las buenas cosechas y se trata de un remplo circular de color azul, el cual simbolizaba el azul del cielo.

Otro de los lugares que merece la pena visitar es el Altar Circular, objeto levantdo con diversas losas de mármol que se distribuyen en nueve círculos y es el lugar donde el emperador hacía los sacrificios, el momento más importante de la ofrenda.

La Bóveda Imperial del Cielo es el salón que se usaba para ceremonias de todo tipo que tenían lugar en el Templo. El pabellón está rodeado por el Muro del Eco, un panel que produce impresionantes efectos sonoros. Por último, el Salón de la Abstinencia es el edificio en el que el emperador pasaba la noche anterior a las ofrendas y es una pequeña pero impresionante reproducción de la Ciudad Prohibida.

En fin, el Templo del Cielo es uno de los atractivos más impresionantes de Pekín, sobre todo por su significado histórico y religioso, pero también por su belleza y encanto.

Foto Vía: nachof