Solothurn, la ciudad del barroco en Suiza

Solothurn, la ciudad del barroco en Suiza 1

A orillas del río Aar duerme una de las ciudades más bonitas de Suiza. Le llaman la ciudad del barroco, aunque también podría ser la ciudad de las montañas o la de los tejados rojos. Solothurn es una pequeña joya situada apenas a cuarenta kilómetros al norte de Berna, la capital suiza.

Simplemente con dar un pequeño paseo por el centro histórico de Solothurn nos llevaremos el mejor de los recuerdos. Sus hoteles baratos se hallan precisamente repartidos por esta zona, rodeados de bellos edificios, fuentes, estatuas y palacios. Os recomiendo escaparos a esta ciudad en verano, para disfrutar de su agradable temperatura.

Mientras paseaba por ella leía en la guía de viajes que es la ciudad barroca más bonita de Suiza. Y puedo aseguraros que es totalmente cierto. Se puede recorrer su casco histórico perfectamente, ya que es completamente peatonal, y así disfrutar de sus once iglesias, sus once torres y sus once fuentes. Como véis, aquí el número favorito de todos los lugareños es el once.

La más bonita de esas once iglesias es la Catedral de San Ursten, que alberga más juegos curiosos con el número once. Cuenta con once altares, once campanas y una escalera dividida en tres tramos de once peldaños cada una. ¿Y la llaman la ciudad del barroco?, ¿porqué no llamarla la ciudad del once?.

En el centro histórico de Solothurn nos encontraremos con uno de los campanarios más antiguos de Suiza, del siglo XIII, con su reloj astronómico de 1545. También podéis visitar el Museo de Arte de Solothurn, que alberga una de las colecciones de arte más interesantes de Suiza, especialmente de artistas locales.

Pero hay mucho más a las afueras del centro histórico de Solothurn, como el Castillo de Waldegg, que cuenta con la fachada barroca más larga de Suiza, o la Garganta de Verena, que guarda en su frondoso bosque las pequeñas capillas de San Martín y Santa Verena, custodiadas aún por un viejo ermitaño que vive de las obras de caridad de la ciudad.

Para hacer aún mucho más idílica la visita a Solothurn podéis dar un pequeño paseo en barco por el río Aar. Resulta una delicia ver desde el agua la preciosa aguja, sobre su cúpula verde, de la Catedral de San Ursten.

Y una última curiosidad turística… En Solothurn se puede visitar la fábrica de cerveza Oufi, cuyo nombre, en el dialecto de la región, significa, como no podía ser de otra manera, «once»…

¿Qué os parece Solothurn?.

Foto Vía Schuerch Switzerland