Singapur, entre lo occidental y lo oriental

Singapur, entre lo occidental y lo oriental 1

Singapur es un destino extraño. Se acerca a Occidente pero sin dejar de lado su obvia tradición oriental. En esta ciudad podremos ver rascacielos de última generación, de cristal, compartiendo espacio con pequeños y tradicionales comercios chinos, así como lujosas limusinas dejando paso o compitiendo con conductores de trishaw. Si cogemos uno de los varios vuelos que salen desde España hacia Singapur, no nos habremos arrepentido de arriesgar.

Es una ciudad de contrastes y esto no es algo que afecte solo a la estructura externa o fachada de Singapur. Podremos vislumbrar la diversidad también en el alma de sus habitantes. La libertad de culto y un gran sentido de la tolerancia se palpa en los lugareños, lo que nos explica por qué en Singapur, con sus cinco millones de habitantes hay extrañamente cuatro idiomas oficiales (el chino, el tamil, el malayo y el inglés).

El gran atractivo y lo más pintoresco de Singapur son los barrios que lo conforman. Podemos comenzar una ruta por el Chinatown. Lo ideal es perderse por sus callejones, callejones en los que se circula en bicicleta y se pueden ver pequeños talleres de artesanía y una gran cantidad de remedios tradicionales del lugar.

Sin duda, los edificios más típicos del barrio son las shophouses, casas que poseen la vivienda en el piso de arriba mientras que el negocio familiar se dispone a pie de calle. Algunas de estas shophouses se han reconvertido en boutiques o negocios poco tradicionales, aunque podemos encontrar tiendas y comercios que no han cambiado en 100 años.

En el Chinatown no podemos dejar de visitar el Chinatown Heritage Center, lugar donde se recrea la atmósfera del agobiante Singapur del siglo XIX. Otros lugares que no podemos tampoco dejar de visitar son los templos. En las calles Trengganu, Sago y Pagoda podemos echar un vistazo a los numerosos mercados callejeros llenos de objetos de artesanía y recuerdos baratos.

En fin, un barrio que muestra la esencia de toda una ciudad que trata de mantener unas buenas relaciones con la tradición oriental y occidental y que, pese a que en otras partes del mundo sea imposible, Singapur lo consigue con creces, siendo así un interesante destino para visitar en periodos cortos de vacaciones.

Foto Vía: Someformofhuman