Santuario de Queralt en Berga, Barcelona

Santuario de Queralt en Berga, Barcelona 1

 

Si estamos en uno de los hoteles en Barcelona por unos cuantos días y si la ciudad nos empieza a agobiar, no tenemos por qué quedarnos allí, podemos pensar una visita fuera de la ciudad de Barcelona, en uno de los tantos pueblos interesantes de la provincia de Barcelona. En este blog ya hemos hablado de Vic, una buena opción, pero existen otros destinos como Berga que bien merecen una visita de un día.

Berga, por sí sola, ya nos ocuparía un día entero, pero hoy queremos ir más allá y proponer la visita al Santuario de Santa María de Queralt, en lo alto de la sierra de Queralt pero cerca de Berga. Podemos ir por la mañana al santuario y bajar a comer y dar un paseo por Berga.

El santuario se ubica a nada menos que a 1200 metros de altura y su espectacular ubicación le ha valido el sobenombre del «balcón de Catalunya«. Y es que no es para menos, la amplitud del paisaje que podemos observar desde lo alto nos ofrece unas vistas espectaculares.

En cuanto al conjunto del santuario de Queralt, está integado por el mismo santuario, lugar donde se venera la imagen de Queralt (no tan importante como la Virgen de Montserrat, pero una de las más importantes de la provincia de Barcelona) y un edificio anexo que en su época albergó la hospedería del santuario y donde se ubica la estaión del funicular por la que podemos acceder al santuario. También podemos considera parte del santuario la iglesia de la Cueva, lugar donde según dice la leyenda, se encontró la imagen de la virgen.

La iglesia actual es un templo levantado en el siglo XVIII y posee un estilo renacentista. En cuanto a la imagen de la virgen, que hay que deci que es una pequeña talla de madera de apenas cincuenta centímetros de altura y que representa a la Virgen sedante.

En fin, un santuario muy interesante no sólo por la religiosidad que emana sino por su belleza y sobre todo por sus vistas, una de las más pivilegiadas a la hora de contemplar gran parte del territorio barcelonés.

Foto Vía: Jcurru