San Petersburgo, una joya de ciudad

San Petersburgo, una joya de ciudad 1

Impresionante y encantadora es la ciudad de San Petersburgo; con sus canales, sus majestuosos edificios y esa grandeza que se respira en todos los rincones de la que fuera la antigua ciudad soviética de Leningrado. Esta urbe tiene infinidad de visitas obligadas para el viajero, pero os ofrecemos una lista de lo que no os podéis perder de ninguna de las maneras.

Centro histórico de la ciudad: Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, podéis pasear por sus calles para observar la cantidad de magníficos edificios y conjuntos monumentales que hay en ella, viendo también así el espectacular resultado de mezclar barroco, neoclasicismo y arquitectura rusa en una misma zona.

Catedral de San Pedro y San Pablo: Aquí es donde comenzó a construirse la ciudad; se trata de un templo ortodoxo y uno de los lugares que más visitantes recibe de esta gran urbe. Aquí se encuentran enterrados todos los zares que dió Rusia.

Plaza y Catedral de San Isaac: Es, sin duda, la más grandiosa de las edificaciones de este tipo que encontraremos en la ciudad. Está situada muy cerca del río Neva y es una de las estampas que no pueden faltar a la hora de imaginar la bella San Petersburgo.

Iglesia de la Sangre Derramada: Otro de los lugares de culto, se encuentra en la histórica Avenida Nevsky. Diríamos que es la iglesia que mejor guarda las características del estilo ruso que conocemos; muy impactante.

Otros de los templos más visitados son la Catedral de Nuestra Señora de Kazán, la Catedral de San Nicolás, la Catedral de Vladimir y el Monasterio de Alejandro Nevsky.

Plaza del Palacio: Es la principal plaza de San Petersburgo. En esta inmensísima explanada se hallan el grandioso Palacio de Invierno y el Edificio del Estado Mayor. Este lugar fue el protagonista de dos de los hechos históricos más importantes de la Rusia del siglo XX: el Domingo Sangriento y la conocidísima toma del Palacio de Invierno en la Revolución de Octubre.

Malecón del Río Neva: Pasear por este malecón os dará una impresionante panorámica de toda la ciudad y de sus espectaculares vistas.

Otros lugares de este tipo que podéis ver si tenéis tiempo son la Plaza del Senado, el Jardín de Verano o el clásico barrio Dostoevsky.

Mercado Kuznechny: Animado y peculiar mercado donde se refleja el día a día de los habitantes de esta ciudad.

Metro de San Petersburgo: Es un metro simplemente espectacular y lleno de detalles que, sin duda, impresionará al visitante. No se terminó de abrir hasta 1955, ya que la difícil geología de la ciudad (ríos subterráneos, etc.) dió bastantes problemas a la hora de construírlo.

Museo del Hermitage: Fundado en 1764, es uno de los museos más conocidos, importantes y grandes del mundo; guarda en su haber más de dos millones de obras artísticas europeas y orientales de todos los tiempos.

Museo Ruso: Museo dedicado al arte ruso con pinturas, esculturas y obras de artistas de este país. Ocupa cuatro edificios y está en la zona histórica de San Petersburgo.

Otros museos menos conocidos pero también interesantes son el Museo de la Historia Política Rusa, el Museo de la Policía Política Rusa, el Museo-Apartamento de Fiódor Dostoevsky, el Museo-Apartamento de Alexander Pushkin y el peculiar Museo Erótico de Rasputín.

Hablando de este mítico personaje al que acabamos de mencionar, si visitáis el Palacio Yusupov tendréis la oportunidad de ver el sótano donde Rasputín, malo entre los malos, fue asesinado.

Acorazado Aurora: Todo un símbolo de la Revolución Rusa, ya que fue aquí desde donde se dió la señal (con un disparo) para el inicio de la revolución bolchevique de 1917. Ahora es un barco-museo.

Otros museos y monumentos relacionados con este tema y también muy interesantes para ver son el Cementerio Piskarióvskoe, el Monumento a los heróicos defensores de Leningrado, el Museo del Bloqueo de Leningrado o el conocido Aviso Memorial (que, como bien dice su nombre, avisa a los viandantes de que «Este lado de la calle es el más peligroso durante el bombardeo»; se encuentra en la Avenida Nevsky).

San Petersburgo es seguramente una de las ciudades más maravillosas del mundo; no os la podéis perder.

Foto 1: Flickr