Ruta en coche por la costa del País Vasco

Ruta en coche por la costa del País Vasco 1

Siempre que puedo intento darme una escapada en coche por el País Vasco. En cada aventura hemos logrado descubrir siempre una joya más que añadir a nuestro camino. La geografía de esta mágica región del norte español nos enfrenta, como un espejo lúdico, el juego de la belleza que generan el mar y la naturaleza.

Resulta primordial ir a un alquiler de coches para tener la entera libertad de disfrutar de nuestro viaje. Nuestra ruta de hoy nos lleva primero hasta Mundaka, en plena costa vasca, unos 40 kilómetros al norte de Bilbao. Pueblo famoso por ser uno de los grandes santuarios para los amantes del surf.

Sin embargo, Mundaka es mucho más que surf. Daros un paseo por su centro histórico y admirar el encanto de su tradicional arquitectura vasca. Me encantan sus típicas casas blancas con techos de tejas rojas, sus sinuosas calles empedradas, sus restaurantes de pintxos y mariscos, como el Batzoki o el Asador Erreka.

Apenas a tres kilómetros de Mundaka se halla el pueblo de Bermeo, algo más grande que nuestra primera joya de hoy. Pueblo de pescadores fundado en el siglo XIII, Bermeo es el típico lugar para perderse un fin de semana de encanto. Impresionante el Arco de San Juan, del siglo XIV, el centro histórico y sus casas medievales, las plazas, el viejo puerto pesquero… Para comer o cenar, nada mejor que los chipirones de Jokin. Toda una delicia…

Treinta kilómetros al oeste de Bermeo siempre me gusta terminar la ruta en los pueblos de Górliz y Plentzia. Las vistas que se tienen del mar en los días claros en ambos pueblos son extraordinarias. Aunque, cuando el tiempo pica tormenta, resulta increíble ver cómo se embravece el mar y destila fuerza, olas y espuma.

Górliz y Plentzia están apenas separados por tres kilómetros. Adentraros también en el centro histórico de Plentzia, pasando por la Torre de Múxika-Butrón y la antigua iglesia. La historia y la cultura vasca parecen aquí detenerse para mostrarnos todo su esplendor.

Para un día de domingo, un fin de semana o una pequeña tarde de excursión, la costa vasca tiene cientos de lugares maravillosos. Mundaka, Bermeo, Górliz y Plentzia son apenas cuatro ejemplos de las maravillas naturales que os podéis encontrar por aquí. Daros el capricho de unas vacaciones en el País Vasco, y lo disfrutaréis.

Foto Vía Webcampista