Roma, capital del mundo

Roma, capital del mundo 1

Roma es sin duda una de las ciudades más visitadas del mundo, desde los primeros albores de lo que hoy llamamos turismo. De hecho, hasta el siglo XVIII el desarrollo de la civilización occidental no permitió que más allá de unos pocos privilegiados tuviesen la oportunidad de desplazarse a países extranjeros por el simple hecho de conocer una cultura diferente o admirar los monumentos de una ciudad.

A partir del nacimiento de la revolución industrial, una nueva casta de ciudadanos europeos y norteamericanos empezó a aficionarse a viajar por placer, y uno de los lugares más obvios y ricos para elegir como destino resultó ser Italia, y particularmente su capital, Roma, por su historia, por su belleza y, además, por resultar un compendio de la personalidad e idiosincrasia italiana.

Hoy en día, tras siglos de tradición turística, un viaje a Roma sigue siendo una experiencia casi imprescindible para cualquier persona, haciendo incluso irrelevantes los inconvenientes de la masificación y la transformación en «parque temático» de algunos lugares de la milenaria capital del Imperio Romano. La ciudad tiene tantos atractivos que siempre encontraremos alguno para admirar sin prisas y sin los agobios de los «caza postales» llegados de todas partes del mundo.

Además, vale la pena también por acercarse de primera mano a la ya universal gastronomía italiana, que en Roma tiene algunas especialidades aún por descubrir en los típicos restaurantes y pizzerías que encontramos en cualquiera de nuestras ciudades. También descubriremos sus gentes, su particular carácter y proverbial apertura con el extranjero, su chispeante dialecto local, que inundará nuestros oídos con una musicalidad sorprendente y, claro está, algunos de los monumentos más extraordinarios que se pueden encontrar sobre la faz de la tierra, como el Coliseo, la Capilla Sixtina, los innumerables palacios e iglesias repartidos por toda su extensión, los foros, las plazas y fuentes…

Foto: ho visto nina volare