Prohibido no tocar: Domus, la Casa del Hombre

Prohibido no tocar: Domus, la Casa del Hombre 1

En esta ocasión nos quedamos en España, para hablar de un museo poco convencional que es el paraíso de los curiosos. En efecto, ya desde la entrada los responsables del centro nos dejan claro que, aquí, lo que está prohibido es no tocar. Domus, o la Casa del Hombre, es el primer museo interactivo del mundo dedicado al ser humano. Ubicado en A Coruña, frente al paseo marítimo, reúne más de doscientos módulos interactivos en los que el visitante puede reflexionar sobre diversos aspectos de la especie humana de una manera divertida y, lo que es menos frecuente en un museo, participativa.

Y es que aquí todo se toca, se huele, se siente. Podemos desde ver los corazones de diversas especies hasta comprobar cómo late el nuestro propio, pasando por actividades que nos permiten comprobar la calidad de nuestra alimentación o nuestras medidas corporales. Los deportistas pueden chutar para comprobar la velocidad de sus disparos; los aficionados a la bici, pedalear en una para comprobar cómo se mueven sus músculos; los más tranquilos, comprobar cuántas frases y canciones se han escrito sobre el corazón, ése órgano al que tantos sentimientos asociamos. El edificio, obra del arquitecto japonés Arata Isozaki, y que surge imponente alzándose sobre el océano, alberga además un cine en 3D y, hasta febrero de 2009, la exposición «Continentes vivos». En ella se exhiben curiosos ejemplares de reptiles, insectos y otras categorías animales que no dejarán indiferentes a los visitantes.

La Casa del Hombre, ubica en la calle Santa Teresa, número 1, puede visitarse todos los días de la semana en un amplio horario, de 10 a 19 horas. La entrada normal cuesta dos euros, que se ven reducidos a uno para los menores de 14 años, mayores de 65 y aquellos que estén en posesión de un Carnet Joven.  El cine 3D se ofrece a un precio de un euro. Se trata, por tanto, de una opción económica para pasar una tarde de divulgación y sorpresas. Y ya sabes: ¡toca, toca!