Pau, campamento base para el suroeste francés

Pau, campamento base para el suroeste francés 1

 

Pau es una ciudad casi desconocida cuando hablamos del turismo en Francia. Esta ciudad, no obstante, se encuentra estatégicamente ubicada, a menos de una hoa de las gandes estaciones fancesas de esquí en los Pirineos y a una hora de las ciudades como Bayona o Biarritz. Puede ser un buen campamento base, una ciudad desde la que conocer el suroeste francés.

Pero también tiene su qué, Pau también merece la pena ser visitada como ciudad y no sólo como base para nuestras excursiones. Uno de los paseos más agradables de Pau es su célebre Boulevard des Pyénées, un hermoso paseo de apenas dos kilómetros que bordeado por palmeras nos ofrece unas increibles vistas de los Pirineos y de los famosos viñedos de Juançon. Desde este boulevad podremos ver picos como el Anie o el Midi de Bigorre.

En uno de los extremos del mismo paseo podremos entra en el paque Beaumont, otro de los atractivos turísticos de la ciudad, ya que aquí están el Palacio de Beaumont y el casino municipal rodeados por muchas especies diferentes de árboles.

En cuanto al patrimonio histórico de Pau hay que destacar su castillo, ubicado en el otro extremo del mismo paseo. Fue levantado durante el siglo XIV y tiene una gran colección de tapices reunidas durante el reinado de Luis Felipe. Las calles que rodean la fortaleza son las más pintorescas de la ciudad, calles donde podremos encontrar los mejores restaurantes de Pau y los anticuarios más interesantes.

Pero no sólo esto, Pau también tiene un Museo de Bellas Artes con una gran colección de obras de arte que abarcan del siglo XV hasta el XX. Otro de los museos interesantes es el Museo Benadotte, en la misma casa natal de Bernadotte, seguramente el personaje histórico más famosos de Pau ya que fue mariscal de Francia y se coronó rey de Suecia en el año 1818.

En fin, Pau es un sitio que disfrutaremos tanto si estamos de paso como si lo elegimos de campamento base, ofrece inmumerables visitas en sus alrededores y puede ser un buen punto de partida para conocer una Francia poco conocida.

Foto Vía: Szeder László