París..siempre París…..

París..siempre París..... 1

Cuanto se ha escrito, narrado, relatado, vivido, soñado y algunos –también- sufrido en París… La ciudad luz, ciudad de romance, estilo y glamour no pasa de moda… bohemia, café, miradas furtivas que se cruzan entre el humo del tabaco, de los que se resisten a dejarlo… pintores, caminatas a la orilla del Sena acompañado por la luna… París es una ciudad que se vive con los sentidos, con todos ellos y que jamás dejará de ser un destino especial para tu viaje, cualesquiera sean tus motivos, tu compañía y tu presupuesto.

Lo primero que hay que tener en cuenta es la enorme cantidad de cosas, sitios, lugares, espectáculos, rincones y posibilidades que tienes nada más llegar…. Maravillosos museos… buena comida… todo a tu alrededor te llama, te invita y te atrae…. También te das cuenta que –salvo dispongas de un par de años- tu tiempo no alcanzará para conocer “todo lo que se debe”, pero relájate… acaso importa?… los auténticos viajeros no se atan a itinerarios, tours y lugares… Es posible que solo puedas vagabundear y perderte entre sus calles. O dedicar una mañana a contemplar la Mona Lisa, sentirte rey por unas horas en Versalles… En fin, sea cual sea tu motivo y tu tiempo, insisto no te agobies… relájate y disfruta… empápate de la esencia, espíritu y carisma de la Belle Epoque…

Odio caer en tópicos, pero hablemos de lo que es más habitual –que no lo único- que tienes a tu disposición… Para comenzar el Louvre… que no es sólo la Gioconda. El Anfiteatro Arnes de Lutece, La asamblea Nacional, la Torre Eiffel, las tétricas catacumbas, Versalles, el Arco del Triunfo, la catedral de Notre Dame, el cementerio de Pere Lachaise, sólo por mencionar algunos… Y digo sólo mencionar, porque París es una ciudad para descubrir, hablar mucho o contar detalles va contra su esencia, París espera que cada uno de sus visitantes la descubra… Hay tantos Paris como viajeros que la visitan.

También hay tiendas, y qué tiendas… date una caminata por la avenida de los Campos Elíseos, con la mirada digna y paso casual frente al escaparate de Channel o de cualquiera de los grandes diseñadores, sintiéndote protagonista de tu propia película… El cupo de tu tarjeta de crédito es lo de menos, no lo pienses… Es algo prohibido para la mayoría de los seres humanos…es sólo un juego y diversión… quizás algún perfume… que no todo es Gucci o Armani y si puedes permitírtelo, pues mis felicitaciones.


Lo que es gratis, maravilloso y provocativamente exótico, lujurioso, esplendoroso, hermoso y casi celestial son los jardines de París, especialmente en primavera donde la ciudad se viste de flores, colores y aromas…. Y no cuestan nada.

Y claro, también tienes a tu disposición todo lo que una gran ciudad tiene en cuanto a restaurantes maravillosos, música en vivo, espectáculos, teatro, cabarets, Opera… grandes clubes y discotecas, pequeños cafés maravillosos e íntimos… todo allí, en ese entorno de ensueño… esperando a que lo descubras… con el sello único de París.

París no es una ficha técnica de datos, pero en posteriores artículos hablaremos de cómo organizar esos días, esa escapada… ese sueño… Porque si hay un material del que está hecha la ciudad luz… es de sueños… lo mismo que los viajes…

Foto: Flikr