Palacio Topkapi en Estambul

Palacio Topkapi en Estambul 1

 

Estambul es una de las ciudades de moda del mundo. Su importante e imponente historia ha hecho que muchos eligan como destino de los puentes y vacaciones Estambul. Tenemos decenas de monumentos y puntos interesantes que visitar en Estambul, pero hoy nos fijaremos en uno en concreto. Se trata del Palacio Topkapi, el mejor exponente de la época imperial de Estambul.

Este palacio simboliza mejor que ningún otro el poder que Constantinopla (actual Estambul) consiguió como sede del Imperio Otomano, imperio que históricamente amenazó a los imperios europeos. De hecho, este es el palacio desde donde los sultanes gobernaron el imperio hasta mediados del siglo XIX.

La inauguración del palacio principal data de 1465, pero en los años y décadas siguientes el palacio fue ampliándose de la mano de diversos gobernantes. Su vida de centro político acaba en 1856, cuando el Sultán Abdulmecid decide trasladar su residencia y el centro de poder al Palacio Dolmabahçe.

El palacio posee nada menos que 700.000 metros cuadrados, entre los que se incluyen cuatro patios y varios edificios en su interior. Su distribución no se distingue demasiado del resto de palacios europeos, también posee su propia sala de armas, establos reales, cocina, tesoro y mucho más. Hoy día, dentro de las murallas del recinto podemos encontrar lugares tan interesantes como el mismo Museo Arqeuológico.

Una de las salas más importantes e interesantes del Palacio Topkapi es la sala del tesoro. Aquí podremos encontrar algunos de los objetos más valiosos del mundo, tesoros como el diamante cucharero (diamante de 88 quilates) o el puñal topkapi, el arma más cara del mundo, hecho con oro y esmeraldas. Otra de las salas más curiosas es El Harén, la habitación donde vivía y el Sultán, su familia y un conjunto de mujeres que oscilaba entre las 500 y 800. Más allá de los tópicos estas mujeres eran de alto nivel cultural y estaban allí para adiestrarse, de hecho La Reina Madre era la máxima responsable del lugar.

En fin, lo mejor es ir a primera hora al haren y al tesoro, pues es donde más gente se concentra a lo largo del día. Una visita obligada más en un Estambul que parece nunca se acabe.

Foto Vía: Rafa