Oropesa del Mar, tranquilidad a orillas del Mediterráneo

Oropesa del Mar, tranquilidad a orillas del Mediterráneo 1

Oropesa del Mar (Orpesa en catalán) es uno de los puntos clave, en lo que a turismo se refiere, de la Costa del Azahar, en la provincia de Castellón. La presencia en su término municipal del macro-complejo vacacional Marina d’Or hace que cada año el número de visitantes a esta zona del litoral valenciano se mantenga en unos números notables, que proporcionan a la comarca de la Plana Alta su principal motor de desarrollo económico.

La oferta de hoteles en Oropesa es amplia, así como de otros alojamientos con todo tipo de comodidades y servicios que permiten disfrutar de las playas, la historia, la naturaleza y la tranquilidad que se respira en esta bonita localidad costera. Su buen clima y atractivo paisaje, así como su gastronomía, fundamentalmente basada en los productos del mar son aliciente suficiente para justificar unas vacaciones en esta antigua villa mediterránea, pero si a todo eso añadimos las excelentes infraestructuras turísticas, como su puerto deportivo o el acondicionamiento de sus playas, concluiremos que Oropesa es uno de los lugares de obligada visita en la costa de la Comunidad Valenciana.

La historia del municipio se remonta incluso al Paleolítico, tal y como lo confirman los restos de asentamientos humanos hallados en Cau d’En Borrás. En Orpesa la Vella hay vestigios de la civilización íbera, y también huellas de la presencia romana en la zona. Un seguido de culturas que han dejado marca en el territorio, sobre todo en el Casco Antiguo, la Torre del Rey, un ejemplar único de arquitectura militar renacentista en perfecto estado de conservación.

También vale la pena acercarse a admirar el Faro, del s. XIX, la Iglesia Parroquial de la Virgen de la Paciencia, con muestras de azulejería del siglo XVIII y una imagen de la Patrona de la Villa del siglo XVI. Recomendamos recorrer las antiguas callejuelas del antiguo núcleo urbano medieval dejándonos llevar por el instinto para acabar nuestro recorrido en las ruinas de las murallas y el Castillo, de origen musulmán.

Foto: Martin Cox