Nieve y montañas en Formigal

Nieve y montañas en Formigal 1

Llega el momento de darnos una escapada a la nieve. Y entre montañas visitamos el Pirineo Aragonés, que está repleto de valles con encanto y estaciones de nieve únicas para practicar deporte a tu aire.

En el Valle de Tena, las estaciones de esquí son bastante numerosas. Cabe destacar la práctica del esquí en Formigal, en una estacion que presenta 137 km esquiables para los más aventureros. Ofrece actividades para toda la familia, como magníficas pistas, parque de snowpark, snow bike, motos de nieve, raquetas de nieve en la montaña y hasta zona de trineo de perros.

Si estamos de visita por esta zona, aconsejamos subir al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, donde practicar senderismo y excursionismo. Eso sí, siempre con guías especializados sobre todo en épocas de invierno cuando es mucho más difícil desplazarse.

También podemos deleitarnos con la cultura de la zona, donde resaltan las iglesias románicas y pueblos medievales (Sabiñánigo, Jaca…) de alta montaña. Recordemos que estamos rodeados de pura naturaleza y que lo mejor es alojarnos en una casa rural de la zona y cercana a las pistas para disfrutar, todavía más si cabe, de esta gran maravilla del norte.

Si lo preferimos, tenemos otras estaciones de esquí muy cercanas y de alta calidad. Por ejemplo, la de Astún, Candanchú, Panticosa… también con excepcionales servicios y eventos para grandes y pequeños. Aprender esquí en tales estaciones es muy fácil, gracias a sus escuelas que ofrecen cursos de iniciación o bien avanzados.

La cocina aragonesa de montaña es espléndida, aquí podemos deleitarnos con carnes gustosas, como el ternasco, el lechal, la ternera a la brasa… encontrarás restaurantes de alto copete y otros más asequibles, algunos de ellos en la propia pista para que no te falte de nada a la hora de reponer fuerzas cuando hacemos deporte.

Foto:cygne