Nessebar, la hija de los siglos en Bulgaria

Nessebar, la hija de los siglos en Bulgaria 1

 

A orillas del Mar Negro, muy cerca de la turística Burgas, se halla la antigua ciudad medieval de Nessebar, toda una joya para los amantes de la arqueología. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983, su ubicación en una península rocosa frente al Mar Negro, y la belleza romántica de sus ruinas, la convierten en un lugar mágico.

Fue fundada en el siglo VI a.C por una serie de colonos griegos, aunque anteriormente ya había sido un pequeño asentamiento de origen tracio. Hoy en día, además de como excelente mirador hacia el mar, podemos disfrutar de unos importantes vestigios.

Entre ellos cabe mencionar los de origen griego y, por tanto, más antiguos, como una acrópolis, un templo dedicado a Apolo, un ágora y una serie de fortificaciones tracias. Más tardíos, allá por el siglo XV cuando a sus costas llegaron los bizantinos, son la Stara Mitropolia, una enorme basílica del siglo IX, la Iglesia de la Virgen y la Nova Mitropolia, erigidas en el siglo XI.

Precisamente el pequeño camino que une la península con el continente nos lleva hasta la entrada de otro de sus grandes vestigios, la Iglesia del Pantocrátor, construida entre los siglos XIII y XIV. A su alrededor aún pueden veser una gran cantidad de pequeñas casas medievales y otras más recientes, del siglo XIX, con cimientos de piedra y aleros de madera. El laberinto de callejuelas empedradas de Nessebar nos llevan a reconocer que estamos sin duda en una de las ciudades más antiguas de Europa.

Se puede percibir fácilmente el aura que en ella dejaron civilizaciones como la tracia, la griega, la romana y la bizantina entre muchas otras. Calles empedradas, viejas iglesias y casas de madera que vienen respirando durante siglos el sabor del tiempo y el mar.

Tal vez hoy en día Nessebar ha perdido parte de su encanto con la masiva afluencia de mercadillos ambulantes y pequeños tenderetes de souvenirs. Es una manera de mostrar al turista la artesanía y el legado de un pueblo que no quierer perder su matrimonio con el tiempo. Nessebar es una oportunidad de viajar a lomos de los siglos.

Foto Vía Shetell World Tourism