Naturaleza en República Dominicana

Naturaleza en República Dominicana 1

La República Dominicana es conocida fundamentalmente como lugar de vacaciones por sus playas, por su clima tropical y por el ritmo de vida tranquilo de sus gentes. Sin embargo, también cuenta con parques nacionales y áreas naturales de excepcional belleza, tanto en zonas costeras como en el interior, que podemos recorrer durante varios días o en breves excursiones desde la capital, Santo Domingo o los principales «resorts» turísticos, desde los que encontraremos numerosas ofertas de rutas guiadas, aptas para todos los gustos y todos los miembros de la familia.

Si nos decidimos a realizar un viaje a República Dominicana, una vez hayamos disfrutado de sus excelentes playas y de la vitalidad y bullicio de la capital y su Zona Colonial, de su gastronomía, cultura y música, una excelente opción es acercarnos a alguno de sus veinte parques naturales, en los que encontraremos variedad de paisajes, desde los manglares de la costa hasta las mayores alturas de la Cordillera Central, denominada popularmente como los «Alpes dominicanos».

En esta zona podemos respirar aire puro lejos del ajetreo de las ciudades y descubrir una enorme diversidad de flora y fauna a pie, a caballo o en todoterreno, además de practicar deportes de aventura en sus ríos y torrentes. En el Parque Nacional Armando Bermúdez las temperaturas son incluso frescas, sorprendentes si pensamos que estamos en pleno Caribe y es posible realizar distintas rutas por las zonas más interesantes del parque.

Destaca por especies de ave como la cigua palmera, emblema del país, la cotorra, el papagayo, el guaraguao y el pájaro carpintero, o mamíferos como los puercos cimarrones. En el Parque Nacional de los Haitises tenemos una fantástica muestra de bosque húmedo subtropical, con especies vegetales como el mangle rojo y el mangle blanco y puntos de interés como el Cayo de los Pájaros, poblado permanentemente por pelícanos.

También vale la pena visitar el Parque Nacional del Este, con más de 100 especies exóticas como manaties, delfines y tortugas marinas, además de numerosas cuevas con arte rupestre y utensilios precolombinos de la cultura taína.

Foto: Daniel Lobo