Namibia, África para todos los gustos

Namibia, África para todos los gustos 1

Namibia es un país de contrastes donde se puede encontrar y hacer prácticamente de todo. Veámos cuáles son las actividades más demandadas por el turismo en este país del sur de África.

Pasear por Windhoek: La capital de Namibia concentra la actividad política y económica del país. La ciudad aún conserva la típica arquitectura colonial alemana, se caracteriza por su tranquilidad y se encuentra bien equipada de restaurantes, museos, tiendas y locales para el viajero.

Conocer la costa de los esqueletos: Comprende la costa occidental del país y es conocida por su inquietante paisaje, mezcla de esqueletos de diferentes animales, chacales que se pasean por allí, una espesa niebla, y más esqueletos, pero esta vez de barcos. Muchas de estas zonas están restringidas por el potencial peligro que supone la visita de tanto turista para el entorno.

Visitar el Parque Nacional de Etosha: es una de las reservas naturales mejor conservadas de África, gracias en parte a que aún no ha sido muy manoseada por nadie. Se trata de una depresión geográfica que forma una cuenca salina y que está poblada por una gran variedad de fauna africana (desde elefantes, leones y guepardos hasta cebras y jirafas). Su red de alojamientos está muy bien equipada para la visita del viajero.

Sentir diferentes sensaciones en el Desierto de Namib: Si algo caracteriza a este país son sus espacios abiertos y su carácter desértico, con elevadas dunas y desolados paisajes. Este es el lugar ideal para sentir la sensación de espacio y soledad absolutos que te ofrece un paraje como este. 

Ver el modo de vida de las etnias del lugar: tener el placer de visitar y conocer el día a día de tribus como los himba, los damara o los herero.

Practicar deportes de aventura: Hay infinidad de posibilidades en este ámbito; hacer trekking por el Cañón del Río Fish (el segundo más grande del mundo), volar en globo sobre el desierto de Namib, hacer parapente en la costa o rafting en el río Kunene, escalar, practicar montañismo, golf o pesca, aprender astronomía… para todos los gustos y colores.  

Pero Namibia ofrece aún mucho más de lo mencionado anteriormente: más parques naturales (Kaudom, Mahango o Mamili), la encantadora ciudad de Lüderitz  o el pueblecito costero de Swakopmund, el bosque de Kokerboom, la colonia de lobos marinos de Cape Cross o la zona de Damaraland

Sin duda, no hay que desaprovechar la ocasión de ir.

Foto: Flickr