Monumentos imprescindibles en Estambul

Monumentos imprescindibles en Estambul 1

La capital turca, Estambul, es uno de los destinos de moda los últimos tiempos. Y es que no es para menos, la ciudad, pese a su situación estratégica ha sido la gran desconocida hasta no hace mucho. Hoy día podremos encontrar muy buena acogida en los hoteles en Estambul y cosas que ver no faltan.

Una de las tantas cosas que ver en Estambul es la fortaleza de Rumeri Hisali, sorprendentemente construida tan sólo en 4 meses hace más de 500 años. Es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura militar mundial y se sitúa estratégicamente en la parte más estrecha del Bósforo, que sirvió para que los Otomanos pudieran prever el paso de la flota bizantina por el estrecho.

No fue hasta el año 1953 que perdió su importancia y más tarde se convirtió en un auténtico museo al aire libre, abierto al público y lugar donde se celebran grandes eventos artísticos de Estambul, varios de ellos, como el Festival de Música de Estambul, bien enraizados en la ciudad.

Lo podemos visitar en la parte europea del Bósforo durante todas las mañanas (hasta 16:30) menos los miércoles.

Está emplazada en la parte europea del Bósforo y su horario de visitas es de 9 a 16’30 horas todos los días de la semana excepto los miércoles, que permanece cerrado.

Otro de los monumentos importantes de Estambul es la Mezquita de Solimán el Magnífico, de las más famosas y bellas de Estambul. Se construyó entre los años 1520 y 1566 por orden de Solimán I, conocido como Solimán el Magnífico, que fue uno de los sultanes otomanos más poderosos y ricos de la historia.

Con tan sólo verla nos daremos cuenta de su impresionante tamaño y sencillas, sus bellos azulejos de iznik que decoran el mihrab y por sus bellas vidrieras, que proyectan una hermosa luz a través de las 138 ventanas. También son imponentes sus columnas y sus cuatro minaretes, donde dos de ellos poseen tres balcones y los dos restantes dos balcones. Se construyó para recordad que fue él el cuarto Sultán desde la conquista de la ciudad y el décimo desde la fundación del importante imperio otomano.

El monumento está considerado como la obra más representativa del inmenso arte islámico, por lo que queda claro que no es poca cosa.

Foto Vía: Giovanni Dall’Orto