Marruecos, lugares que no te puedes perder si visitas el país

Chaouen

He tenido la suerte de poder pasar en Marruecos 6 meses en diferentes viajes a lo largo de 8 años. Marruecos es muy grande y normalmente nadie pasa tanto tiempo en el país salvo por trabajo o porque como es mi caso se haya enfermado de la hospitalidad marroquí y de la belleza del país. En este post os contaré cuales son mis ciudades preferidas del país, qué lugares no os podéis perder si vais a hacer un viaje a Marruecos.

Tánger, la gran olvidada

Mucha gente que entra a Marruecos por Tánger se olvida de visitar la ciudad y pasa por ella fugazmente, dedicándole sólo una tarde a la llegada o algo de su último día de vacaciones.

Tánger está un poco sucia, y adolece de los males de muchas ciudades que como ella “están en la esquina” y se usan como sitio de paso, pero su medina y sus murallas merecen una visita y si vais a Marruecos no os podéis perder una visita a la plaza del pequeño zoco y no debéis de iros de allí sin tomar un café en el Café Central.

Chaouen, visita obligada

La primera vez que pude viajar a Marruecos vi una Chaouen (también llamada Chefchaouen) en la guía lonely planet que compramos para el viaje y nos pareció un sitio tan bonito que pensamos que no podía existir, pero existe y no es tan bonita como dicen… es mucho más.

Chaouen es posiblemente el sitio más bonito que he visitado nunca, he tenido la suerte de viajar por varios continentes, he visitado sitios fantásticos en Asia y otros muy bonitos en otros sitios pero Chaouen tiene algo que nunca he encontrado en otro lugar…por algo será que dicen que si bebes el agua de Chaouen ya no puedes dejar de visitar Chaouen durante el resto de tu vida…para comprobar si el refrán es verdad tendréis que ir a visitarla.

gnawa

Marrakech

Es una ciudad enormemente grande, y enormemente bonita. La parte nueva no parece Marruecos, con personas vestidas como los europeos y coches como los nuestros, pero su medina y sus zocos han sabido conservar el sabor de Marruecos más tradicional.

La parte más famosa de la ciudad es su plaza Jemaa Fna, un sitio fantástico que rebosa de actividad durante todo el día y que alcanza su máximo esplendor cuando cae el sol.

De la plaza salen callejuelas que se pierden por toda la medina entre tiendas, zocos y restaurantes en los que podréis disfrutar de un montón de comidas maravillosas…y muy especiadas.

Merzouga y el desierto del Sahara

Junto con Chaouen es para mi una de las zonas más bonitas de Marruecos. La ciudad en sí no es bonita y está formada por más hoteles que casas, pero es la puerta del Sahara y eso la hace condenadamente bella.

Desde aquí salen las caravanas que visitan el Gran Oasis, que se puede ver en el día, pero si tenéis más tiempo os recomiendo que os animéis a contratar un viaje de varios días por el desierto en dromedario y que no dejéis de pasar por el pueblo de los gnawa, donde podréis disfrutar de su música tradicional.

Espero que os hayan gustado estas recomendaciones. Si habéis viajado a Marruecos y creéis que hay otros sitios que nadie se debe perder os animo a enviar vuestros comentarios 🙂

Añadir un comentario.

Facebook