Madrid en 3 Bs: Bueno, bonito y barato

Vistas aéreas de Madrid 2014

Vistas aéreas de Madrid

Madrid tiene tantos lugares fantásticos que muchas veces nos centramos en lo más espectacular o lo más lujoso y olvidamos que lo sencillo, también, tiene mucho que ofrecer. Hoy vamos a proponer una ruta en la que el dinero no lo es todo, por no decir nada. Nos vamos a meter en la piel de un turista que llega a Madrid en un vuelo baratito y quiere pasar un día original y agradable sin gastar mucho. Un buen plan para el fin de semana.

Podemos empezar nuestro día contemplando la Puerta del Sol. ¿Qué mejor que el kilómetro cero para empezar de forma apropiada? A casi todos nos llama la curiosidad ver la placa que lo señala, aunque ha perdido algo de encanto desde que la cambiaron en el 2009. En frente veremos la Casa de Correos y entre las calles de Alcalá y Carrera de San Jerónimo, la emblemática estatua El oso y el madroño. Lo mejor es que, si todavía no hemos desayunado, podemos visitar la famosísima pastelería La Mallorquina. Una vez superada la tentación del dulce, podemos dar un paseo por la Calle Mayor, hasta la Plaza Mayor o si hemos madrugado y no es muy tarde hasta el Mercado de San Miguel, donde siempre hay ambientillo.

Cumplida nuestra primera etapa de una forma bastante clásica, podemos optar por algo un poco más original. Por ejemplo, una visita el Museo del Romanticismo en la calle San Mateo. Después de la visita, es inexcusable echar un vistazo al precioso Café del Jardín del propio museo, donde por cierto tienen un menú por 12 euros, que nos da la excusa perfecta para relajarnos mientras descansamos.

Después de comer, optamos por un paseo hasta el Parque del Retiro, no sin antes pasar por la Biblioteca Nacional de España, ya que, aunque seguramente no solamos entrar en las bibliotecas de las ciudades que visitamos, este caso merece una excepción.

Ahora que ya estamos en modo bucólico, tras ver el Retiro, pasemos a olvidarnos del ajetreo madrileño en un parque olvidado por muchas guías y recomendaciones turísticas: el Parque del Capricho. Lugar perfecto para pasear, conversar y disfrutar de la naturaleza y de los distintos estilos del parque. Se trata de un lugar realmente precioso, y si hubiese que coger el avión de vuelta en el mismo día, ya estaríamos cerca del aeropuerto.

Para poder llegar a todos los lugares de esta económica visita, Madrid cuenta con su excelente red de metro, y si preferimos tener un poco más de independencia a la hora de movernos, podemos alquilar un coche en Firefly a un precio fantástico. Si elegimos esta última opción conviene saber que tanto el Parque del Capricho tiene parking gratuito y el Museo del Romanticismo uno público cerquita en la calle Barceló, número 2.

Añadir un comentario.

Facebook