Lujosas playas italianas

Lujosas playas italianas 1

Italia es sin duda el país del glamour y la moda, de millonarios con vidas campestres y ricos de todo el mundo que cogen Italia como destino para sus millonarias vacaciones. Y el país les deja hacer. Hoy hablaremos precisamente de dos de las playas más caras del mundo, dos de las playas aristocráticas de Italia.

Una de ellas es Lido. Seguramente la más elegante de las islas de Italia se hizo famosa gracias a Thomas Mann y su novela Muerte en Venecia, la cual adaptó al cine Visconti. Y es que por si no fuera suficiente con los majestuosos palacios que se han construido alrededor de sus únicas dos playas públicas, el glamour y el famoseo invade Lido desde 1 al 11 de septiembre durante el Festival de Cine de Venecia.

Ya desde que se estrenara en 1932, estas playas han sido testigo ciego de estrellas que pisan sus arenas junto a starlettes que caen sobre la isla asombrando e imponiendo con el tamaño de sus yates y aviones privados. Son seguramente esos días los más difíciles para conseguir alojamiento en el Hotel des Bains, un alojamiento elegante al estilo de Belle Époque y con precios que parten desde los 780 euros y casetas de baño que cuestan 8.200 euros la temporada veraniega.

La otra playa aristocrática de Italia es el de Ravello, la costa con tradición musical y lugar de inspiración de Bocaccio y Greta Garbo. Descrita por el primero en el Decamerón es la capital del lujo de la llamada Costa Amalfitana, la cual posee con iglesias con más de mil años a cuestas y villas o pueblos que se asoman a los acantilados desde hace ya más de 700 años. La decana, la primeriza de las vacaciones europeas ha visto pasar por sus playas personajes como Greta Garbo, Richard Wagner y Virginia Woolf.

En fin, si son las playas elegidas por los adinerados de todo el mundo por algo será, por lo que se recomienda su visita ni que sea de pasada, por decir “yo he estado aquí”, pues para la mayoría de los bolsillos es un destino imposible ni tan siquiera de concebir.

Foto Vía: Rolf Schnitzmeier