Laponia, un destino único

Laponia, un destino único 1

Laponia es de esos lugares en el mundo que pese a atraer mucho, por su situación geográfica y su climatología, poca gente se anima a visitar. No obstante, una vez se llega allí poca gente se arrepiente de haberlo visitado. Merece la pena.

Rovaniemi por ejemplo, la capital de Laponia, se encuentra a más de 800 kilómetros al norte de Helsinki y seguramente es el mejor lugar para explorar y conocer la zona. Se trata de una ciudad moderna que cuenta con los habituales servicios de una ciudad y varias empresas que operan actividades al aire libre. Si queremos conocer la naturaleza del Círculo Polar y la historia de los sami, es decir, la etnia más antigua del norte de Europa, nos resultará imprescindible visitar el Artikum, un bonito edificio acristalado que es sede del Instituto Ártico, el Museo de la Cultura Sami y el Museo Provincial.

Otra de las localidades interesantes de Laponia es Kuusamo, situado a 225 kilómetros al sudeste de la capital. En este lugar se inicia una de las propuestas senderistas más interesantes y completas que se pueden llevar a cabo en Laponia, a saber, el Camino del Oso. Se trata de un recorrido de 80 kilómetros que atraviesa diversos lugares de Laponia con su cambiante paisaje de bosques, lagos y cascadas. En total nos ocupará una semana. Además, la confluencia en esta localidad de los ríos Kitka y Oulanka, hacen del lugar un enclave ideal para practicar y disfrutar del rafting.

El Monte Levi es quizás uno de los destinos más conocidos de Laponia, situado hacia el norte. Esta región acoge en invierno la estación de esquí más grande del país y en verano diversos senderos podrán ser aprovechados para llegar a la cima de Levi y ver y disfrutar desde allí vistas espectaculares. También podemos hacer itinerarios con bicicleta de montaña y practicar la marcha nórdica. Si lo que nos gustan son los renos, en el Parque de los Renos veremos estos mamíferos pastando libre y tranquilamente.

Foto Vía: MattiKSinisalo