La Alameda de Santiago de Compostela, el pulmón verde de la capital de Galicia

La Alameda de Santiago de Compostela, el pulmón verde de la capital de Galicia 1

El parque de la Alameda es uno de los muchos parques públicos que hay en Santiago de Compostela, además del más extenso de todos ellos, con unos 85.000 metros cuadrados que lo convierten en el principal pulmón de la ciudad. En él se desarrollan además numerosas actividades durante todo el año, que van desde las fiestas de verano de la Ascensión hasta la Feria del Libro de abril-mayo, en el que están presentes las principales librerías de la ciudad:  Follas Novas, Couceiro y Vetusta. Durante las Fiestas de la Ascensión, las más importantes tras las del Apóstol, en este parque se instalan, además de numerosas atracciones y puestos de comida, una gigantesca noria.

La Alameda está compuesta por los jardines del Campo de A Estrela, el Paseo de la Herradura y la carballeira de Santa Susana, y se encuentra en una situación privilegiada, en pleno centro urbano de la ciudad, flanqueada por el Campus Sur y la zona oeste del casco histórico. Uno de los puntos más fotografiados del parque es la estatua de «Las dos Marías», la imagen de dos ancianas que fueron en su tiempo célebres en la ciudad por sus vistosos maquillajes y su trabajado vestuario. Junto a ellas están las de Rosalía de Castro, Castelao, Valle-Inclán, Pais Lapido, Manuel Ventura Figueroa, Méndez Núñez o la Lechera. La Alameda cuenta además con otras construcciones: dos fuentes, un kiosko de la música, la barroca capilla del Pilar, del siglo XVIII y la  Capilla de Santa Susana, que se ubica en el punto más alto del parque, ya colindando con su zona nueva. No en vano, la Alameda es un lugar de tránsito entre la parte histórica de Compostela y su Ensanche.

Finalmente, conviene mencionar también la riqueza de la flora del parque, con una variada gama de especies: robles, eucaliptos, abetos del Caúcaso, arces, falsos plátanos, castaños de Indias, araucarias, camelias floridas, cedros del Himalaya, árboles del amor, diversas variedades de cipreses, acevos, enebros… Nos encontramos, por tanto, ante uno de los espacios privilegiados de la ciudad para pasar una tarde de ocio.

Foto vía Flickr