Ibiza para toda la familia

Ibiza para toda la familia 1

Ibiza, una de las Islas Baleares, tiene un encanto especial gracias a sus playas, a su vida nocturna y también por la cantidad de rincones mágicos que ofrece al visitante. Con frecuencia se asocia esta preciosa isla mediterránea, que goza de un clima privilegiado y miles de opciones de ocio, con un turismo joven, desenfadado y bullicioso, pero un viaje a Ibiza también ofrece lugares interesantes y estimulantes para todas las edades, desde los más pequeños hasta los mayores.

Por ejemplo, el recinto amurallado de Dalt Vila, en la ciudad de Ibiza, está declarado desde 1999 como Patrimonio de la Humanidad, al considerarlo la fortaleza costera mejor conservada del Mediterráneo. Esta declaración incluye también los barrios de La Marina, Sa Penya y Es Soto, además de los antiguos huertos de Ses Feixes, el poblado fenicio de Sa Caleta y la necrópolis de Puig des Molins. Todos estos lugares nos explican, en un recorrido que podemos hacer fácilmente en una o dos jornadas, gran parte de la historia de la Isla, enraizada en la antigüedad y que ha visto como diferentes civilizaciones han dejado marcada su huella desde hace siglos.

También en la capital ibicenca existen muchas más atracciones para el viajero interesado en la cultura, como la iglesia de Santo Domingo, las casas señoriales, la Catedral, la Casa de la Curia, el Museo Arqueológico, el Castillo o el Museo de Arte Contemporáneo de Ibiza. En Sant Josep de Sa Talaia destaca la iglesia de Sant Jordi, la de Sant Francesc de s’Estany, las torres des Carregador y de ses Portes, la iglesia parroquial de Sant Josep, la Torre del Pirata o d’es Savinar, el establecimiento rural púnico-romano de Ses Païses de Cala d’Hort, la torre de Comte o d’en Rovira y la iglesia de Sant Agustí o la parroquia de es Cubells.

En Sant Antoni de Portmany vale la pena acercarse a la iglesia de Sant Rafel, la capilla subterránea de Santa Agnès, la Cova des vi o de ses Fontenelles, las torres d’en Lluc, las iglesias de Sant Antoni y Sant Mateu y la capilla de Buscastell. Poblaciones como Sant Joan de Labritja, Sant Carles, Santa Gertrudis o Santa Eulària también tiene su atractivo, con iglesias, características torres y ruinas fenicias, además de algunos pequeños museos.

Foto: Juan Pacheco Tirado