Huelva, pequeña gran provincia

Huelva, pequeña gran provincia 1

Islantilla es seguramente uno de los mejores lugares donde alojarse en Huelva. Si queremos recorrer lo más interesante de esta provincia en un sólo viaje, no dudemos en coger habitación en uno de los hoteles en Islantilla, desde donde podremos emprender diversas rutas donde descubrir uno de los rincones más bonitos del sur de Europa, a saber, el encuentro del continente con el Oceáno Atlántico, lugar desde donde partieron los colonizadores hacia América.

Precisamente es esta una de las atracciones principales de Huelva, los lugares colombinos. En La Rábida, Moguer, Palos de la Frontera o en la misma capital de provincia podremos conocer decenas de rincones donde aún se desprende el aroma a aventura, a exploración. Podremos visitar el monasterio donde se impulsó la gesta que en su momento pretendía llegar a Asia, incluso la réplica de las naves que se emplearon en la travesía.

Otro de los atractivos de Huelva que podemos visitar desde Islantilla es el Parque Nacional de Doñana, sin duda una de las más importantes reservas biológicas de Europa. Se ubica mayormente en el municipio de Almonte, desde donde entraremos al Parque a través de sus centros de recepción de El Acebuche y El Acebrón.

El Rocío, por otra parte, es uno de los destinos que no podemos dejar de visitar si estamos por la zona. Seguramente es el centro de peregrinación mariana más importante de España y de las más importantes de Europa. Esta pequeña aldea de Almonte se convierte año tras año en el corazón de la misma fe en la Virgen de Rocío, una imagen centenaria que se visita en romería desde muchos lugares del planeta. La aldea se encuentra ubicada en el mismo corazón del Parque de Doñana, por lo que se pueden combinar las dos visitas en un sólo día.

Por último, quizás uno de los destinos más misteriosos o enigmáticos, interesantes para los que aún mantienen la memoría de las lágrimas de sangre que muchos españoles tuvieron que sufrir durante finales del XIX y principios del XX, es la Cuenca Minera de Riotinto, lugar de explotación milenaria. No en vano se trata de la mayor excavación minera a cielo abierto de Europa y hoy podemos caminar por entre sus montañas observando un inmenso paisaje que sobrecogerá el corazón de más de uno.

Foto Vía: Quinok