Huelga controladores aereos

Huelga controladores aereos 1

En pleno comienzo del puente de diciembre los controladores aéreos de España se han puesto en huelga masiva alegando problemas físicos. Este contratiempo ha ocasionado que más de 250.000 personas se queden tirados en todos los aeropuertos españoles. En estos momentos todo el espacio aereo excepto el de Andalucía permanece cerrado.

Según fuentes de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), los controladores están «muy nerviosos» por el real decreto ley aprobado hoy por el Consejo de Ministros y que fija un máximo de 1.670 horas de tránsito aéreo anuales, así como un nuevo modelo de gestión aeroportuaria.

En estos momentos se encuentra reunido un gabinete de crisis del gobierno, reunido por José Blanco, ministro de Fomento, para intentar solucionar el problema. No se descarta movilizar a los controladores del ejército para tratar de solucionar la situación de caos que se vive ahora mismo.

Otra de las alternativas que se barajan es reforzar medios de transporte alternativos para tratar de desplazar al mayor número de viajeros hasta sus puntos de destino. Para tal efecto Renfe ya está valorando posibles acciones para llevar a cabo.a.

Aena por su parte, que ha puesto a disposición de los afectados el teléfono 902404704, ha llamado a los controladores a abandonar «el chantaje al que someten a la sociedad española tomando a los ciudadanos como rehenes».

Todo el mundo ha mostrado su repulsa a esta huelga. FACUA a mostrado su desacuerdo con esta huelga y el gobierno advierte que los controladores podrían estar incurriendo en un delito que les podría costar una sanción y la pérdida de su puesto de trabajo.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar