Hammamet, destino con olor a jazmín

Hammamet, destino con olor a jazmín 1

 

Pese al último año de revueltas que ha sufrido Túnez, parece que el clima social se va calmando poco a poco, por lo que cada vez es más seguro ir de vacaciones a Túnez. Es un país escondido, con cientos de secretos escondidos en sus rincones, con ciudades como la que hoy presentamos, Hammamet. Unas vacaciones Hammamet pueden se una experiencia nueva, ya que una ciudad que en árabe se dice Mahometa ya promete.

Se trata de la ciudad del jazmin y el mar, nacida de una pequeña aldea pesquera que en la época romana fue objeto de interés por parte de Aurelio Cómodo. Cuando los árabes llegaron a la pequeña ciudad la dotaron de murallas defensivas, murallas que en 1602 los caballeros de Malta consiguieron taspasar y arrasar la ciudad.

Pero el lugar se recuperó, y hoy podríamos decir que no hay ciudad igual a la redonda, ciudad que huela a jazmín, planta que el Al Andalus trajo de recuerdo.

Los viajes a Túnez se suelen centrar muchas veces en otros destinos, dejando Hammamet a un lado pese a la evidente historia unida a la de España.

Es una ciudad que no ha parado de crecer, con humildad pero con paso firme consiguiendo un prestigio que pocas ciudades tunecinas han conseguido. Su belleza y sobe todo su aroma, el eterno jazmín, consiguen que todo aquel que lo visite quede con un grato recuerdo.

Así, Hammamet se ha convertido en pocos años en uno de los potenciales turísticos de Túnez. Su ubicación, a tan sólo 60 km. de la capital y los 40 hoteles, pensiones y casas paticulares lo han convertido en el cobertizo de todo turista que no quiere estar en la capital. Las enormes playas con arena fina y el golfo de Hammamet hacen el esto. Y el jazmín.

Foto Vía: WomEOS