Hamburgo, el puerto de Alemania

Hamburgo, el puerto de Alemania 1

Puede parecer que el verano no es la mejor época para buscar viajes en oferta, pero con la proliferación de compañías aéreas de bajo coste de los últimos años, con un poco de previsión podemos encontrar excelentes oportunidades para visitar ciudades europeas por un puñado de euros. La ciudad alemana de Hamburgo puede ser una de las opciones más interesante para esta época tan calurosa y, además, cuenta con una gran cantidad de atractivos culturales, aún siendo no tan conocida como otras grandes ciudades germanas, como Berlín o Múnich.

Hamburgo es la segunda ciudad de Alemania en lo que se refiere a población, y goza de el atractivo propio de las principales capitales europeas, un aire cosmopolita y un centro histórico de gran belleza, además de ser el puerto más importante del país, y uno de los más grandes de Europa. No nos podemos perder un recorrido organizado por las instalaciones portuarias, algo que en un principio puede parecer sorprendente pero que nos revelará datos y anécdotas interesantes sobre el principal motor económico de la ciudad, plagada de canales, puentes, muelles y embarcaderos.

Ya en un plan más tradicional, podemos visitar el Kunsthalle, galería que cuenta con obras de pintores alemanes desde el s. XV, impresionistas franceses y artistas contemporáneos de la talla de Andy Warhol; el Museo de Historia, el Internationales Maritimes Museum, el Barco Museo Rickmer Rickmers, el Panoptikum (Museo de Cera), el Ayuntamiento, la Deutsches Schauspielhaus o el Monumento a Otto von Bismarck.

La ciudad cuenta también con edificios religiosos de gran belleza y tradición, como la Iglesia de San Miguel, Hauptkiche St. Katharinen, Hauptkiche St. Jacobi, que data de 1255 y es una excepcional muestra de muestra de arquitectura gótica; Podemos perdernos por sus parques, como el Jardín Botánico o el Planten un Blomen e incluso realizar algún recorrido en barco, para disfrutar de la ciudad desde una perspectiva diferente y estimulante.

Foto: Henry Mühlpfordt