Grasse, la ciudad de los perfumes en Francia

Grasse, la ciudad de los perfumes en Francia 1

¿Os gustan las ciudades medievales, pasear por estrechas callejuelas empedradas?. Hay infinidad de lugares de este tipo, pero hoy nosotros os queremos recomendar Grasse, una pequeña ciudad situada al sureste de Francia, en la Riviera francesa, muy cerca de la Costa Azul.

Sin embargo, a diferencia de la mayoría de ciudades de la región, Grasse es un rincón muy tranquilo y relajante, poco conocido por los turistas. Rodeada de colinas y campos de flores, cuenta con unas preciosas vistas al Mediterráneo que os harán pasar unos días muy relajantes.

Es un placer pasear por el centro histórico de Grasse. Sus estrechas callejuelas medievales están rodeadas de edificios de los siglos XVII y XVIII. La Place aux Aires es la plaza principal de Grasse, siempre llena de gente y con las terrazas de los cafés empapadas de turistas. Cerca de aquí disfrutaréis de la elegante Catedral de Notre Dame du Puy, construida entre el siglo XI y XII y que alberga tres cuadros de Rubens.

Tal vez el único pero es que Grasse carece de una gran arquitectura. Sin embargo, se compensa con el encanto de su centro histórico. Las fachadas de sus edificios están maravillosamente decoradas. Os recomendaríamos que os acercárais a la Oficina de Turismo de Grasse para que os dieran más información al respecto.

Uno de los grandes atractivos de Grasse es su fábrica de perfumes. De hecho, dos terceras partes de la producción de perfumes en Francia se elaboran en Grasse. En el centro de la ciudad encontraréis varías perfumerías, como la Perfumería Fragonard, una de las más antiguas ya que fue fundada en 1926. Se puede hacer una visita guiada por la perfumería, conociendo cómo se elaboran los perfumes y visitando el Museo del Perfume que tienen en la planta de arriba.

Para saborear lo mejor de la gastronomía de Grasse debemos acudir al centro histórico. Hay restaurantes que los fines de semana ofrecen cenas y música medieval en directo. Algo más sofisticado es Lou Pignatoun, cerca de la Place aux Aires.

La mejor manera de llegar a Grasse es en tren. Sobre todo por el hecho de que la ruta recorre la costa de la Riviera francesa, y el viaje es una belleza natural fascinante. Grasse es el destino perfecto para aquellos que quieran conocer un bonito pueblo medieval en Francia, muy tranquilo y relajante, en un paraje de gran belleza natural.

Foto Vía Locasun