Gdansk, una joya en Polonia

Gdansk, una joya en Polonia 1

Realmente no pensaba que hubiera mucho por ver en una ciudad como Gdansk, pero hasta allí llegamos en nuestro crucero por Europa del Norte con la intención de conocer una ciudad costera en Polonia. Y al final he de decir que nuestra estancia allí, de apenas un par de días, me sorprendió gratamente.

Gdansk es de esos viajes sorpresa que luego recuerdas más a gusto. Situada unos 350 kilómetros al norte de Varsovia, cuenta con una maravillosa arquitectura, sobre todo en el centro histórico. A simple vista no sorprende tanto, pero cuando os comentan que el 90 por ciento de la ciudad fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial, vuestro concepto cambia totalmente.

Todos los edificios y las iglesias han sido reconstruidos y restaurados siguiendo el original. Comenzamos nuestro paseo a lo largo del Duglie Pobrerze, una especie de paseo marítimo al lado del río Moldava, para contemplar en el puerto el Zuraw, la grúa medieval más grande de Europa. Cuántas fotos echamos a los edificios de colores de este paseo… una preciosidad…

Acercaros al puente y disfrutar de las vistas tan pintorescas. También se puede tomar el ferry turístico que hay frente al Zuraw para disfrutar mejor de esas vistas. Desde el ferry os llevarán a visitar gratis el Museo Marítimo, que precisamente se halla dentro del Zuraw.

Nos alejamos de la zona del río para, tras atravesar la antigua Puerta Verde, perdernos en el centro histórico de Gdansk. Las callejuelas más interesantes se conocen aquí como Dlugi Targ y Dluga, calles peatonales y empedradas, rodeadas de grandes edificios. Con qué detalle y precisión lograron restaurar la ciudad…

Encontraréis por aquí la Corte de Artus o la Fuente de Neptuno, además de la Casa Uphagen, en la zona de Dluga, una casa rococó del siglo XVII que fue de los poquísimos edificios históricos que no resultó dañado en la Segunda Guerra Mundial.

Al final de la Ulica Dluga tenemos la Puerta de Oro, que nos introduce en el barrio de San Francisco, y la Puerta Alta. Aquí veréis la Torre de la Prisión, que en su interior alberga un Museo de Torturas, no muy recomendable para la gente sensible y aprensiva.

Si queréis ir de compras os recomiendo la calle Ulica Mariacka, paralela a la Ulica Dluga. Accederéis a ella a través de la Puerta Mariacka, situada frente al río. Además de poder comprar de todo, las tiendas son preciosas.

Pequeñas iglesias, recuerdos medievales pero reconstruidos en la segunda mitad del siglo XX, casas de colores, vistas panorámicas… Gdansk es una bellísima perla en la costa norte de Polonia. Si tenéis la oportunidad, o bien organizáis un crucero por el norte de Europa, aseguraros de que en vuestra ruta visitéis esta belleza de lugar.

Foto Vía Happytellus