Florionópolis, un pequeño tesoro en Brasil

Florionópolis, un pequeño tesoro en Brasil 1

Florionópolis (también llamada la Isla de la Magia) es ante todo y sobre todo un destino con innumerables y espectaculares playas para disfrutar del sol y el buen vivir que se respira en muchos lugares de Brasil.

Esta isla-capital del estado de Santa Catarina cuenta con todo tipo de playas y ambientes: las más concurridas y animadas están en el norte (Canasvieiras, Jureré, Ponta das Canas y Praia dos Ingleses)  y las de ritmo más relajado y menos frecuentadas por los turistas las encontraréis en el sur (Pantano do Sul o Armaçao); todo depende de lo que estéis buscando.

Aunque el gancho de Florionópolis sean sus playas, esta bonita isla no queda excenta de lugares interesantes para ver y una historia de saqueos y batallas que podrían ilustrar más de un libro: codiciada por españoles, holandeses y belgas, la corona portuguesa no tuvo más remedio que construir un amplio sistema de fuertes y fortalezas para defenderse de los ataques extranjeros.

Otros de los puntos que no se pueden dejar de visitar en la ciudad son la Plaza XV de Noviembre, la Catedral Metropolitana, el Palacio Cruz e Souza y el Mercado Municipal. Tampoco os podéis perder el Puente Hercilio Luz, una de las estampas más conocidas de las postales de Florionópolis.

Si lo que buscáis es un poco de relax, acudid al Balneario Municipal (o Fuente Caldas da Imperatriz), donde podréis disfrutar de placenteros baños de inmersión e hidromasaje.

La mejor manera de moverse de un lado para otro allí es en coche, eso os dará la libertad de conocer todas las playas y rincones de la isla sin tener que estar pendientes del trasporte público. Las posibilidades de alojamiento son muchas también, desde hoteles de lujo hasta sencillas cabañas perdidas en medio de la naturaleza.

Florionópolis es sinónimo de tranquilidad y días de descanso en uno de los parajes más naturales y hermosos de ese gran país que es Brasil.

Foto: Flickr