Fez, ciudad imperial

Fez, ciudad imperial 1

Marruecos es uno de los países más atractivos del Mediterráneo, por su proximidad con Europa y, además, por la gran cantidad de lugares interesantes que ofrece al visitante. Sin lugar a duda, la ciudad de Fez es uno de los puntos clave del país, por su historia, por su importancia religiosa y también por su belleza, que la hace merecedora de un lugar destacado en cuanto a la afluencia de turistas de todas las procedencias.

Aunque a la hora de plantearse un viaje a Marruecos, Fez no esté quizás entre las primeras opciones que nos vienen a la mente en cuanto a ciudades o destinos turísticos, hay que tenerla en cuenta ya que, con toda seguridad, no nos decepcionará. Se trata de una de las primeras de las llamadas «ciudades imperiales», y se remonta al siglo VIII, contando además con una de las universidades más antiguas del mundo, destacando dentro del país norteafricano por su importancia cultural, amén de su reconocida artesanía, que hará disfrutar a los más amantes de las compras y la decoración.

En este aspecto llama la atención sin duda la calidad de los trabajos artesanos en madera que se pueden admirar y adquirir -tras el imprescindible regateo, todo un arte en sí mismo- en sus zocos, aunque no son menos atractivos los productos de cerámica o cuero. En este sentido es aconsejable realizar una visita al fantástico Museo de artes y oficios de la madera, ubicado en la foundouk de Nejjarine.

En cuanto a la ciudad en sí, es una auténtica maravilla de laberínticas callejuelas que se remontan a la época medieval. Un paseo por su Medina es como un viaje en el tiempo que nos permite apreciar en todo su esplendor la tradicional habilidad de sus habitantes, desde tiempo inmemorial, para realizar magníficas construcciones, desde las más populares y sencillas hasta las más majestuosas mezquitas, pasando por las medersas (escuelas coránicas), las murallas y otros monumentos, algunos de ellos convertidos en museos, que conservan así la impactante belleza e historia de la ciudad.

Foto: sanzante